lunes, 3 de junio de 2019

Subida a la Mogorrita


La Mogorrita, punto más alto de la Serranía de Cuenca, es también el más alto de toda la provincia, desde donde tenemos una bonitas vistas de gran parte de la sierra.

Aprovechando que el lunes era fiesta en Sabadell y Txell tenía fiesta, yo aproveché para pillarme el día y así poder ir junto con mis padres al pueblo de mi padre, Arrancacepas, que Txell no conocía y al que yo hacía muchos años que no iba.

Dicho esto, ya que estábamos por Cuenca, nos tocaría realizar una visita por la ciudad y por los enclaves clásicos de la Serranía de Cuenca, pero eso ya os lo contaremos en una próxima entrada, ya que hoy lo que toca es explicaros nuestra visita a la Mogorrita, techo de Cuenca.

Bien temprano nos acercamos al Puerto de Cubillo, donde dejamos el coche.

Empezamos la ruta en esta curva

La ruta la empezamos los cuatro juntos por la carretera en dirección al antiguo refugio del Seprona, donde también sale una pista que ya se adentra en un precioso bosque de pinos.

Siempre me dejan impresionado los bosques de la Serranía de Cuenca

La cima podemos verla desde buen principio

Antiguo refugio del Seprona

El transitar por esta pista es muy cómodo y nos hace poder ir conversando sin apenas cansarnos mientras vamos ganando altura con mucha suavidad.

Os presento a mis padres en su primera ruta en A una chapa del cielo

Al llegar a una zona completamente desnuda de árboles, antigua pista des esquí, nos despedimos de mis padres, que volverán hacia el coche dando un rodeo por el bosque para esperarnos allí, ya que ahora la cosa se empezará aponer seria.

Hay que empezar a mentalizarse para subir este repecho

Mis padres se van a dar una vuelta mientras nosotros subimos

Ahora toca subir por una pala que va ganando verticalidad conforme avanzamos y en la que hay que tomarse con calma para no cansarnos en exceso.

Toca empezar con las cosas serias

La primavera está en plena explosión floral

Poco a poco nos vamos acercando a la pared rocosa que protege la cima, pero no debemos centrarnos en ella y olvidarnos de mirar atrás, ya que es hacia allí donde están las vistas que merece la pena contemplar.

Las nieblas matutinas nos ofrecen estos preciosos paisajes

La pared que protege la cima está cada vez más cerca

Ya en la pared vamos buscando el mejor paso que nos va llevando hacia nuestra izquierda, siempre pegados a la roca, y que nos ha de llevar a la cresta cimera.

Vamos buscando los pasos más cómodos

Esta pared esconde rincones tan bonitos como este

Una vez en la arista llegamos a la parte más impresionante de la ruta, un cordal con unas vistas impresionantes que nos hacen avanzar muy despacio, no por la dificultad, ya que no es demasiado complejo avanzar, sino por la espectacularidad del lugar.

Desde la arista cimera las vistas son impresionantes

Las vistas al valle del río Tajo sin impresionantes

Txell se va divirtiendo en la cresta

Que parece que es más larga de lo que pensábamos

Continuamos avanzando por la cresta, que conforme avanzamos y llegamos a la cima va tornándose mucho más redondeada y fácil de transitar.

A la altura de la pista de esquí observamos lo vertical que sube esta

La cresta se va ensanchando

Una curiosa lagartija posa ante nuestra cámara

Ya tenemos la cima a tocar

Ahora sí, tras un rato de ascenso llegamos a la cima de la Mogorrita y techo de la povincia de Cuenca con sus 1.864 metros.

Mogorrita (1.864 metros)

En la cima encontramos un vértice geodésico y una curios plataforma a la que nos podemos subir para realizar alguna que otra foto.

Toca hacer un poco el mono

Txell tampoco se puede estar de subir a la plataforma

Primera incursión de nuestra bandera en tierras conquenses

En la cima nos estamos unos minutos disfrutando de las vistas pero sin olvidarnos que mis padres nos están esperando abajo, por lo que toca recoger los trastos y empezar el descenso.

Las vistas con ese árbol seco de figurante son impresionantes

Para descender iremos siguiendo el cordal pero por la zona donde no hay vegetación hasta que lleguemos a un hito a nuestra derecha que nos ha de marcar el camino por donde bajar.

Toca empezar el descenso

Algo camuflado por las rocas encontramos el hito que nos marca el camino

El descenso se realiza por un vertical sendero que transita entre altos pinos y donde encontramos alguna construcción de la que desconozco cual fue su utilidad.

¿Alguien puede decirme que son estas construcciones?

Este sendero me va gustando más por minutos

Los hitos nos van marcando el camino pero dejan bastante a nuestra elección por donde bajar

Siguiendo los hitos llegamos a un pequeño claro donde tenemos que tomar una decisión, seguir los hitos o descender por un sendero que sale a nuestra izquierda, decisión que tomamos ya que según vi en le track que llevaba y el mapa esto nos daba la oportunidad de alargarla un poco más.

Nos acercamos a un claro

Desde el que poder observar de nuevo las impresionantes vistas

El sendero ahora bajaba entre un frondoso manto de bosque bajo que se va perdiendo en ocasiones y por el que tenemos que ir trazando la mejor forma de avanzar sin acercarnos a las zonas rocosas que vamos encontrando.

Ahora estaremos un rato caminando al sol, que ya empieza a pegar con ganas

Buscando el camino más sencillo para poder descender

Poco a poco nos volvemos a meter en una zona boscosa en la que se intuye una trocha, por lo que ahora la iremos siguiendo hasta dar con un torrente que ha de dejarnos en el Barranco de la fuente de la Zorra.

Esta trocha nos ha de guiar hasta nuestro siguiente destino

Auqneu en algunos momentos se desvanece y toca avanzar por intuición

Ya en el barranco, transitar por él es una auténtica gozada, siempre caminando sobre un manto verde en dirección a la Fuente de la Zorra, que da nombre al barranco.

Barranco de la Fuente de la Zorra

Fuente de la Zorra

Esta fuente tiene un bonito abrevadero de madera

Tras un rato decidimos transitar por una pista que va paralela ya que las lluvias de los días anteriores habían dejado zonas algo encharcadas y preferimos transitar algo más cómodos y no llenarnos de barro, que no quería enguarrar el coche de mi padre.

Es una auténtica delicia caminar por este barranco

Hasta entran ganas de jugar un poco con la cámara

Pero ahora mejor avanzar por la pista, que cada vez está todo más encharcado

Esta pista nos deja en la carretera en la que habíamos dejado el coche, pero decidimos seguir transitando un rato por el cauce, aunque al estar todo bastante encharcado al final decidimos ir por la carretera, ya a escasos metros del coche, donde vemos a lo lejos a mis padres y ya podemos dar la ruta por finalizada, eso sí, después de comernos los bocatas, que todo justo ha empezado el día y nos quedan aun muchas cosas por ver.

Tanto si avanzamos por la carretera como por el barranco ya nos quedan escasos metros para finalizar la ruta

Al tratarse de una ruta tan corta y que transitaba por una antigua pista de esquí me la imaginaba más insulsa, pero la verdad es que me ha gustado mucho, el toque de la arista y el tramo algo más aventurero me ha gustado mucho.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Media
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 5,54 Km
  • Punto más alto: 1.864 m
  • Punto más bajo: 1.600 m
  • Desnivel positivo: 300 m
  • Desnivel negativo: 300 m
  • Desnivel acumulado: 600 m
  • Cimas ascendidas: 1
  • Tiempo empleado: 2 horas 41 minuto
  • Tiempo en movimiento: 1 hora 52 minutos
  • Velocidad media: 1,89 Km/h
  • Ritmo: 31:34 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Subida a la Mogorrita

Saludos!!!

9 comentarios:

  1. Hola David.

    Vuelta a los orígenes, jejeje. Esos pinares de pino albar o silvestre de más de 1600/1700 metros son una maravilla, y además con esos prados que generalmente al haber tanta altitud y refrescar mucho siempre por las noches, se suelen mantener verdes casi todo el año.

    La ruta a la Mogorrita es un principio no tiene ni la extensión ni la dureza de una subida a un monte de tanta altura (sin menospreciar esa cuesta de la antigua pista de esquí), pero es básicamente porque la carretera que sube a Teruel, lo hace por sus laderas. Eso si, esa cresta tan estética, los tejos, pinos y sabina rastrera y las anchas vistas le dan esa magia serrana ;-)

    Ah, y esas construcciones que vistes, que si hubieras explorado, habrías visto bastante más, son antiguas trincheras y nidos de metralleta de la Guerra Civil diseminados por toda la ladera norte, que es la que daba a Teruel donde había mucho movimientos y escarceos de tropas.

    También se puede hacer alguna variante como subir por la cresta desde donde empieza más abajo en la carretera y bajar por la pista de esquí pero bueno como rutita corta para combinarla con otros planes está muy bien.

    Salud y mogorritas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Demasiados años sin pasarme por Cuenca, esto no podía ser, a ver si para la próxima vez que vayamos podemos tener más días y quedar, hace una ruta o simplemente charlar delante de una mesa bien acompañada del dorado elemento.

      Esos pinares siempre me dejan impresionado, y más cuando hacía años que no podía disfrutar de ellos, puedes imaginarte como se impresionó Txell cuando los vio.

      Me apunto lo de las trincheras de la cara norte de la Mogorrita y la posibilidad de hacer la cresta completa, habrá que investigar un poco más para la próxima vez, que en esta ocasión íbamos un poco con un petardo en el culo, que dos días no dan para mucho.

      Pues nada más acabar la ruta nos fuimos directos al nacimiento del Cuervo, luego comer en Uña, visitar la Ciudad Encantada, acercarnos al mirador, Ventano del Diablo, vamos, un no parar de caminar y de coche, pero valió la pena poder volver a ver rincones que hacía muchos años que no veía, a ver si no pasa tanto tiempo para nuestra próxima visita, que teniendo casa en Arrancacepas es casi un delito no ir más.

      Salud, trincheras y pinares excelsos.

      Eliminar
  2. Hola David.

    Vaya dos techos con solera que has tachado recientemente, el Gorbeia y la Mogorrita. Supongo que este último tendrá mucho significado para ti, pues es el de la tierra de tu padre, a la que según comentas hacía mucho tiempo que no ibas. Bonito también que tus padres os acompañasen en la primera parte de la ruta.
    Pese a ser una ascensión corta tiene un poco de todo, esos pinares tan típicos de la Serranía, esa empinada ex-pista de esquí, y esa estética cresta caliza en la que como dice Toni puedes encontrar tanto tejos como trincheras, y por supuesto las vistas, extensísimas. Además la corta longitud permite combinar la ascensión con otras actividades por la Serranía, y según leo así hicisteis, seguro que preparas un buen resumen de ello en el blog ;-). Cuando Toni nos llevó a la Mogorrita, luego por la tarde nos preparó un rutón por el canal del Júcar, en el que no faltó un buen baño en este gran río.

    Y yo que he leído Mogorrita y me esperaba un tándem A una Chapa/Magia Serrana...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Pues sí, este año llevo ya unos cuantos techos, pero el poder hacer el de Cuenca, y encima que mi padre me pudiera acompañar durante un rato no tiene precio.

      Todo y ser una ruta corta tiene infinidad de cosas de las que disfrutar, y como dices, te permite combinarla con otras rutas por la zona, como hicimos, y sí, has acertado, la semana que viene toca entrada resumen de la visita... jejeje

      Ya me habría gustado haber podido realizar una conexión A una chapa Serrana, pero íbamos de visita familiar e íbamos con el tiempo muy justo, así que no le dije nada a Toni de quedar, prefiero reservarme un finde exclusivo de montaña, que seguro que Toni me llevaría a algún rincón espectacular de los que él conoce, además sus rutas suelen ser duras, así que me tocaría entrenar de antemano.

      Un abrazo!!!

      Eliminar
  3. ¡Hola, David! Siempre nos gusta subir a cualquier montaña, pero si se trata de la más alta de la provincia, pues aún nos gusta más. Sencilla y entretenida subida a esta máxima altura de Cuenca. Ahora a ver si aficionas a tus padres para que os acompañen más veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Emilio!

      Corta y sencilla pero muy entretenida, cualquier excusa es buena para ir al monte... jejeje
      Pues si quiero que mis padres me acompañen más será plan de buscar rutas sencillas y con poco desnivel, aunque ya sabemos que eso no es impedimento para que la ruta sea espectacular, tocará empezar la búsqueda.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola, David!
    Em va agradar moltissim poder anar a Cuenca amb tu i els teus pares. Com ja saps, em va sobtar molt que tot fos tan pla i l'autovia fos tan recta però després si vols corves també les tens jajaja només has d'endinsar-te a la Serrania de Cuenca.
    Pujar a la Mogorrita li va donar un punt interessant a la nostra estada a allà! Sincerament, quan vaig veure la pujada inicial gairebé dic carinyo jo t'espero al cotxe jajaja però ja saps que això mai passa que jo sóc la primera que si inicio una cosa l'acabo!
    Com ja saps em va encantar la cresta i també fer una mica el "burro" a la plataforma :).
    Ja saps, hem de recorrer els sostres provincials.
    Petons!
    Txell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Txell!

      Com vas veure, Cuenca es una provicia de contrastos molt marcats, de les intermiables planes, plenes de conreus, a muntanyes escarpades i de formes impossibles de la Serranía.
      Et vas portar com una campiona en la pujada per la antiga pista, pero va valer molt la pena per poder gaudir de la bonica cresta, que se que et va agradar molt.
      Amb una plataforma tant "estable", ja sabia jo que no podries evitar fer una mica el mico... jejeje
      Ara a continuar recorrent la geografia i coneixer nous indrets.

      Petons!!!

      Eliminar
  5. Hola David.

    Yo voy como los cangrejos hacia atrás. Yo estuve este otoño con el amigo Toni por la zona de Tragacete (un día de estos publicaré la entrada ...) y además de la cima, lo que me llamo mucho la atención de está zona, además de la cantidad de agua, era esos preciosos y extensos pinares.

    Viendo la pista de subida, pensaba que era un cortafuegos, nunca pensé que eso fue o iba a ser una pista de esquí ... A parte de disfrutar de Cuenca y sus paisajes, algo igual o más importante es hacerlo con la familia, yo por lo menos una vez al año voy con mis padres y es algo especial, la ruta pasa a un segundo plano, porque muchas veces no pasamos tanto rato como deberíamos con ellos y el día que no estén, entonces nos penará.

    Un saludo

    ResponderEliminar