lunes, 7 de enero de 2019

Puig de les Morreres


En la Serra de Querol encontramos las pistas de esquí del Port del Comte, y como punto más alto el Puig de les Morreres, con 2.212 metros de altura, nos ofrece unas preciosas vistas de la comarca del Solsonès y el Pre-Pirineo.

Hacía tiempo que Fernando me insistía en ir a probar las raquetas de nieve, así que busqué una ruta sencilla pero que tuviera un gran atractivo paisajístico, así que me decanté por una ruta en Port del Comte, cerca de casa y en unas pistas de esquí, para asegurarnos encontrar nieve y un entorno más controlado.

Bien temprano cogimos el coche y nos dirigimos a las pistas de esquí, donde comenzaríamos la ruta.

Primeras luces sobre la Serra del Cadí

Nada más empezar iremos a buscar el helipuerto de la estación de esquí, lugar donde acaba una de las pistas negras de la misma, La Sant Grau, por la que empezaremos a ascender, de momento sin nada de nieve.

Por desgracia no hay mucha nieve

Primeras subidas

Iremos subiendo por la misma hasta dar con un sendero que nos obliga a girar a la derecha para internarnos entre los pinos.

Por aquí hay que avanzar con cuidado de no rebalar

Enseguida nos meteremos por este bonito sendero

El Cadí será uno de los grandes protagonistas de la ruta

Aquí cada vez vamos encontrando más nieve y cada vez más dura, por lo que decidimos ponernos las raquetas para avanzar más cómodos.

A ponerse las raquetas

Una vez con las raquetas puestas enseguida pasamos por debajo de uno de los telesillas, donde me planteo tirar por el recto, pero observamos una valla, por lo que vamos en busca de un cruce de pistas que nos permite rodearla.

Aquí se ve algo más de nieve

Fer saliendo de uno de las primeras palas duras

Mirando hacia el Pedró dels Quatre Batlles

En este punto empezamos a ascender por la pista roja La Dreta por su margen izquierdo por una subida ya con más desnivel, hasta llegar un cruce de pistas donde las abandonaremos para transitar por debajo del telesilla.

Por suerte aun no aparecen los esquiadores y podemos cruzar las pistas sin temor

Serra del Cadí, con el Vulturó, punto más alto, a la derecha

Ahora toca seguir por debajo del telesilla

En este tramo encontramos alguna traza cubierta por algo de nieve fresca de las nevadas de dos días atrás, pero lo mejor es ir encontrando huellas de pequeños zorros que por desgracia no pudimos ver, se acercaba la hora de apertura de las pistas, y de forma muy inteligente, huyen del ser humano.

Aquí encontramos algo de nieve nueva

Después de transitar por este tramo entre árboles, ya podemos divisar el final del telesilla, pero lo que más nos gusta es poder ver las pisadas de los pájaros en la nieve.

Los pajarillos también se pasean por aquí

Llegamos al final del telesilla, donde encontramos un bar, que por desgracia aun está cerrado y no podemos tomarnos un café calentito, que nos habría ido de fábula, pero nosotros continuamos recto hacia arriba.

El bar ya lo dejamos un poco más abajo

Enseguida llegamos a la cima de Els Orriets, unos metros por encima del Mirador de Querol, un bonito mirador de madrea que nos ofrece unas impresionantes vistas hacia la Vall de Lord, el Solsonès y el Bages.

Aquí tenemos el Mirador de Querol, y al fondo, sobresale el Pedraforca

Puig de les Morreres

Vall de Lor

Uno nunca se cansa de fotografias la Serra del Cadí

Aquí nos quitamos las raquetas, ya que los vientos se han encargado de hacer desaparecer la nieve, y disfrutamos de las vistas de 360º que nos ofrece esta amplia cima desde la que además de las zonas comentadas anteriormente, si miramos hacia el Norte podemos ver el Pedraforca, el Cadinell y gran parte de la Serra del Cadí.

Panorámica hacia el Norte

Ahora le toca a la vertiente Sur

La Mola de Sant Llorenç

Montserrat

Pedraforca

No podía faltar el selfi cimero

Después de disfrutar un rato de las vistas volvemos a ponernos en marcha, ahora siguiendo el impresionante cordal de la Serra de Querol, en la que impacta mucho si comparamos su suave cara Norte con una escarpada y vertical vertiente Sur.

Volvemos a ponernos en marcha por la ancha loma de la Serra de Querol

Hacemos un poco de zoom a nuestro siguiente destino, el Puig de les Morreres

Poco a poco vamos perdiendo altura mientras nos separamos del cordal y nos acercamos a una gran explanada protegida del viento y donde hay más acumulación de nieve.

De nuevo pisamos un poco de nieve

Por aquí los rebecos campan a sus anchas 
Con nieve este rincón ha de ser una pasada



Siempre en busca de una pista nevada que tenemos delante que nos ayudará a superar los acantilados de la cara Sur del Puig de les Morreres, cruzamos esta bonita explanada, y tras subir por la pista, decidimos realizar una parada en unos salientes de roca situadas en el Coll de les Trenques, que nos protegen del viento y comer alguna cosa mientras barajamos las opciones que tenemos una vez coronemos la cima.

Toca hacer una pequeña parada

Y disfrutar de las vistas

Esta pequeña chova piquigualda nos sobrevuela

Tras el descanso toca volver a ponerse en marcha, de nuevo por el cordal que hemos vuelto a ganar, por una subida bastante suave que nos permite ganar metros muy fácilmente.

Mientras vamos ascendiendo yo voy mirando si sería posible subir por alguna de las canales que vienen de la explanada y voy encontrando alguna que sería factible de hacer, por lo que habrá que volver de cara a la primavera para investigar un poco.

Conforme avanzamos ya se puede ver en la cima un inmenso cartel, en el que que creo que ponían publicidad de las pistas para que se viera desde el valle, una auténtica barbaridad construir semejante mamotreto en un enclave así.

Ahora sí, tras un rato subiendo llegamos a la cima del Puig de les Morreres, donde encontramos un vértice geodésico.

Puig de les Morreres

Port del Comte

No podía faltar la foto en la cima con la bandera

De nuevo aquí paramos para contemplar las impresionantes vistas y hacer las fotos cimeras de rigor, demás por suerte no ha empezado a soplar mucho el viento, por lo que podemos quedarnos un rato.

Toca disfrutar de las vistas

Hacia todos los lados

Este grupo de rebecos baja a toda pastilla

Por lo que aprovechamos esta parada que hacen para hacer un poco de zoom

Si no estoy equivocado, a lo lejos podemos ver el Pic Gran del Pessó y el Pic de Mussoles

Una vez decidimos proseguir nuestro trayecto, empezamos a bajar por un sendero que nos va separando poco a poco del cordal, pero el hecho de encontrarnos con bastante nieve dura y hielo, hace que me decante por ir en buscar del mismo, separándonos a su vez del arbolado que lo protege.

Por aquí se hace difícil encontrar el sendero

Nosotros iremos avanzando por un canchal mientras esquivamos los pequeños neveros, siempre siguiendo la loma que nos va bajando hacia el valle de Prat Bacies, una espectacular explanada, que de estar más cubierta de nieve sería aun más espectacular.

Intentando evitar las zonas heladas

Poco a poco nos tocará girar a la derecha para ir en busca del Portell de l'Ós, un amplio collado que separa el Prat Bacies de la Rasa del Sucre.

Rasa del Sucre

Prat Bacies

Aquí, y tras ver que empezaremos a descender por una zona de nieve dura, decido que nos pongamos los crampones para evitar sustos.

Caminando por esta bonita explanada blanca

Los pequeños abetos intentan emerger de la nieve

Ahora empezamos a descender por la Rasa del Sucre, una amplia vaguada moteada por abetos que va recogiendo las aguas par ir a dar al torrente de la Rasa del Sucre, por donde nos tocará descender a continuación.

Al fondo podemos distinguir el Vulturó

Siempre hay tiempo de pararse a mirar el camino recorrido

El viento dibuja bonitas formas en la nieve

De repente vemos como las montañas se van cerrando sobre nosotros y el sol que nos había estado acompañando gran parte de la ruta no puede llegarnos, pero esto no quiere decir que la zona sea menos atractiva, ni mucho menos, ya que cada vez las paredes se nos acercan más y nos permiten contemplar las bonitas formaciones rocosas.

El camino se va estrechando

En el punto más estrecho del torrente volvemos a dar con las pistas de esquí, por las que empezaremos a transitar de nuevo.

Últimos metros de canal antes de salir a las pistas

Ahora iremos perdiendo altura por el margen izquierdo de la pista azul La Rasa Coma hasta dar con un cruce de pistas, en el que observo que hay una pista azul que está cerrada, por lo que decidimos ir por allí para no molestar a los esquiadores.

Incluso por las pistas hay buenas vistas

Que suerte poder transitar por las pistas cerradas sin esquiadores

Esta pista nos va llevando poco a poco hasta la pista roja La Dreta, por la que empezaremos a bajar, siempre buscando la nieve para no tener que quitarnos los pinchos, aunque al final, viendo que la lengua de nieve se terminaba, decidimos quitárnoslos justo al final de la misma.

Últimos metros de bajada

Desde aquí ya solo nos queda descender unos metros hasta dar de nuevo con la base de las pistas, lugar donde tenemos el coche, para acercarnos a él, dejar los trastos y volver de nuevo a las pistas para tomarnos una cerveza, una cola y unas patatas, que bien que nos las hemos ganado, antes de volver a meternos en el coche y regresar a Sabadell.

Curiosas formaciones de hielo

Ahora si que la ruta llega a su fin

La recompensa del guerrero

Que bien que se estaba al solecito

Todo y no haber encontrado mucha nieve, esta ruta me ha gustado mucho, con unas impresionantes vistas, y me ha dado ideas para volver, esta vez con más nieve y los esquís de montaña, para realizar una circular que puede ser muy interesante.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 8,46 Km
  • Punto más alto: 2.212 m
  • Punto más bajo: 1.742 m
  • Desnivel positivo: 535 m
  • Desnivel negativo: 535 m
  • Desnivel acumulado: 1.070 m
  • Cimas ascendidas: 2
  • Tiempo empleado: 3 horas 55 miutos
  • Tiempo en movimiento: 2 horas 22 minutos
  • Velocidad media: 2,08 Km/h
  • Ritmo: 28:54 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Port del Comte - Puig de les Morreres

Saludos!!!

6 comentarios:

  1. Hola David.

    Qué de vistas más chulas!! Y que poquita nieve va quedando, se ven pocos esquiadores en las fotos.

    De seguir el invierno tan anticiclónico los centros de esquí lo van a pasar mal. A ver si cambia la tónica y vuelven las nubes, y con ellas la lluvia/nieve que ya son muchos días.

    Salud, telesillas y raquetas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      La verdad es que no me esperaba esas vistas tan brutales, y encima poquita gente, mejor imposible.

      A ver si es verdad y el dichoso anticiclón se va una temporada, que el tema está muy mal, aunque por aquí parece que de cara al miercoles-jueves se espera alguna nevada en la cara norte del Pirineo, ya veremos si hay suerte.

      Salud, borrascas y crampones!!!

      Eliminar
  2. Hola David.

    Di que es un recorrido corto, pero la verdad que no compensa acarrear las raquetas y crampones para tan poca nieve. Este recorrido se ve muy bien para hacerlo con los esquíes, pendientes suaves y amplias laderas, perfecto para ir mejorando.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,

      Cierto que había muy poca nieve y que no eran necesarios los crampones ni las raquetas, pero cuando salgo en invierno prefiero llevarlos y no usarlos a verme en un berengenal y no llevar el material.

      A ver si nieva y puedo hacer la ruta con esquís, pero alargándola un poco más, que ya he estado mirando como llegar hasta el Pedró dels Quatre Batlles.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  3. Hola David.

    Da no sé qué ver esta zona pre-pirenaica con tan poca nieve en estas fechas, a ver si se marcha ya de una vez el anticiclón este de las narices y llueve, y nieva, de una vez, que el monte ya empieza a necesitarlo. Aún así, pese a la poca cantidad de nieve encontrada os salió un recorrido muy chulo, y con muy buenas vistas. Recuerdos a Fernando!!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Es muy triste ver todo tan pelado a estas alturas del invierno, a ver si hay suerte y nieva un poco y me puedo volver a acercar para disfrutar de la misma zona con nieve.

      Por suerte las vistas desde el cordal son una pasada, recuerdos de parde de Fernando, que si no te los doy luego me canea... jejeje

      Un abrazo.

      Eliminar