lunes, 4 de febrero de 2019

Castell Saverdera


El el punto más alto de la Serra de Rodes encontramos las ruinas del antiguo Castell Saverdera, espectacular mirador desde el que poder observar al completo el Cap de Creus e incluso la parte más oriental del Pirineo.

Hace casi un año, en un fin de semana que pasamos en Cadaqués, conforme nos acercábamos vi una sierra que me dejó enamorado, una montaña que sobresalía por encima del Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà, y que seguro que tenía unas impresionantes vistas del Cap de Creus.

Investigando un poco descubrí que en su cima había un castillo, por lo que otra semana más íbamos a visitar uno, el Castell Saverdera.

La ruta la iniciaríamos en Palau-Saverdera, donde dejaríamos el coche en la plaza de la iglesia de Sant Joan.

Sant Joan

Iremos subiendo por las calles del pueblo que nos van llevando hasta la Font de Dalt, lugar dodne encontramos una pequeña plazoleta y un puente que nos ayudará a cruzar el Rec de Sant Onofre.

Transitamos por los empedrados

Font de Dalt

Nada más cruzar el puente, enseguida damos con una explanada a nuestra izquierda flanqueada por eucaliptos y donde encontramos un cartel con las rutas que se pueden realizar.

Ya encontramos los primeros carteles

Las vistas de la ladera ya auguran una ruta interesante

Ahora iremos avanzando por un camino en el que tendremos que ir siguiendo las marcas de la ruta que nos lleva hacia la Cosa de la Veta Negra.

En este punto predomina el monte bajo

Poco a poco el camino se va estrechando conforme nos encontramos con algunos alcornoques, momento en el que el camino se va poniendo algo más vertical.

Nos encontramos con un curioso alcornoque

Aquí ya empieza a tocar apretar los dientes

Tras superar estos primeros repechos merece la pena pararse a descansar y mirar el impresionante paisaje que se nos muestra, con los Aiguamolls de l'Empordà, el Golf de Roses y el Massís del Canigó destacando sobre el resto.

Ya divisamos los Aiguamolls de l'Empordà

Impresionantes vista del Pirineo

Tras un rato subiendo enlazamos con el cauce del Rec de Sant Onofre, justo a los pies de la ermita que le da nombre y la espectacular formación rocosa del Fitó.

Ahora toca seguir los carteles 

Sant Onofre, con el Fitó justo encima

En este punto realizaremos un giro a la derecha, siempre siguiendo las marcas marrones de la Cova de la Veta Negra, para continuar el ascenso.

Hasta aquí no suben para recoger el corcho de los alcornoques

Ahora iremos subiendo entre alcornoques y castaños mientras disfrutamos de las primeras vistas de la bonita población costera de Roses y del Cap de Creus.

Ya podemos disfrutar de estas vistas del pueblo de Roses

Tirando un poco de zoom podemos ver las Illes Medes

El sendero está muy bien marcado en todo momento

Poco a poco vamos viendo el Castell Saverdera cada vez más cerca, encaramado en lo más alto de la Serra de Rodes, por lo que ya podemos ver que la ascensión final será durilla.

Ya se empieza a intuir por donde nos tocará realizar la ascensión final
´
El castillo lo tenemos cada vez más cerca

Es curioso las formas que tienen algunas rocas

Cada vez el camino se pone más vertical y abierto, pero eso mismo hace que las vistas mejoren mucho, ya que no tenemos nada que nos moleste a la vista.

Hay que pararse de vez en cuando y disfrutar de las vistas

Le dejan a uno estupefacto

Con un poco de zoom hacemos un primer plano del Massís del Canigó

Apretando los tiendes en una de las subidas más duras

Tras un último esfuerzo llegamos a la Cova de la Veta Negra, dos pequeñas oquedades situadas en un mirados excepcional hacia el Golf de Roses y los Aiguamolls de l'Empordà, por lo que merece la pena pararse un rato a descansar y disfrutar del entorno.

Primeras de las oquedades

Segunda de las cuevas

Las vistas desde aquí son impresionantes

Vistas hacia la Badia de roses y la zona del Estartt

De nuevo en camino dejamos el sendero que acaba en la cueva para ir siguiendo ahora las marcas amarillas que iremos encontrando y que nos llevarán en busca de unas pedreras.

Massís del Canigó

Ya vamos en busca del collado

El castillo cada vez está más cerca

Vamos cruzando las pedreras y realizando alguna trepada que nos hacen ganar altura de forma muy rápida y divertida mientras nos acercamos cada vez más a las paredes que protegen el castillo.

Ahora toca avanzar por la pedrera

Una vez superada encontramos alguna encina

Pero también alguna trepada

Después de un rato muy divertido llegamos al Coll de les Palomeres, donde nos damos de bruces con una impresionante vista de la Badia del Port de la Selva.

Port de la Selva

Ya estamos a los pies del Castell Saverdera

Ahora, en lugar de ir al castillo, decidimos ir primero al vértice geodésico que se encuentra unos metros más adelante, en la cima de la Creu de Palomeres.

Pero primero toca ir hasta la Creu de Palomeres

Aquí no nos estamos mucho tiempo disfrutando de unas impresionantes vistas del todo el Cap de Creus ya que como es costumbre en la zona, sopla un viento fortísimo donde tenemos que ir con cuidado de que no nos tire al suelo.

Creu de Palomeres

Desde aquí el castillo se ve muy bien

Bonita panorámica del Cap de Creus

Port de la Selva

Badia de Roses y Auguamolls de l'Empordà

Punta de s'Arella

Desandamos nuestros pasos hasta el collado y emprendemos la trepada final hasta el castillo, situado justo encima de un saliente de roca, en el punto más elevado.

Por fin conquistamos las murallas del castillo

En algunos puntos aun se conservan bastante bien

Y por fin llegamos a Castell Saverdera, un bonito castillo amurallado del siglo IX, aunque las murallas datan del XIII, del que solo se conservan algunas paredes, pero todas ellas bien mantenidas y con gran cantidad de paneles que nos informan de que estamos viendo en todo momento.

Por fin llegamos al punto más alto del castillo

En el encontramos varios miradores

restos de una de las torres de vigilancia

Si abrimos un poco el campo podemos ver las impresionantes vistas

Algo protegidos del viento por las paredes nos estamos un rato disfrutando de la historia y las impresionantes vistas que nos regala, donde lo que más impresiona es poder estar viendo a escasos kilómetros el mar, mirar hacia el otro lado y encontrarnos con el Canigó completamente nevado.

Uno nunca se cansa de las vistas hacia la Costa Brava

Badia de Roses

Port de la Selva con un poco de zoom

Llançà

Después de la visita buscamos el sendero que nos baja en trepidante descenso a la base del castillo, para allí dar con el aljibe del mismo y un sendero mucho más humanizado que el que hemos hecho desde la cueva hasta aquí.

Saliendo del recinto amurallado

Aljibe con vistas al Mediterráneo

Nos despedimos del Castell Saverdera

Vamos ahora siguiendo el sendero que nos lleva por la vertiente Norte de la Serra de Rodes hacia un zig-zag en dirección al Monestir de Sant Pere de Rodes.

De nuevo transitamos por bonitos senderos

Monestir de Sant Pere de Rodes

Curioso empedrado

El Monestir de Sant Pere de Rodes data, al igual que el castillo, del siglo IX, pero fue durante la época del condado d'Empuria, entre los siglos X y XIV, cuando se convirtió en su abadía más importante.

En las afueras encontramos bonitos jardines

La entrada es espectacular

Nos vamos despidiendo del monasterio

Tras la visita ahora transitamos por una pista asfaltada muy cómoda en la que relajarnos un rato y disfrutar de las vistas mientras nos acercamos al antiguo poblado de Santa Creu de Rodes.

Ahora toca transitar por cemento

Estas escalinatas nos dan acceso a Santa Creu de Rodes

El pueblo y la iglesia de Santa Creu de Rodes datan del siglo X, aunque ya solo queda en pie la iglesia, podemos encontrar las ruinas de las casas, fue un importante núcleo por el que pasaban todos los caminos que iban a Sant Pere de Rodes, aunque hacia finales del XVI el pueblo desapareció y la iglesia pasó a convertirse en la ermita de Santa Helena.

Ruinas de Santa Creu de Rodes

Santa Helena

Las ruinas las encontramos delimitadas por cuerdas

Seguimos el amplio que nos lleva al extremo Oeste de la Serra de Rodes realizando un suave giro mientras nos vamos metiendo en un bonito bosque de pinos.

Último vistazo hacia el Port de la Selva

Caminr y darte de bruces con el Canigó, indescriptible

De golpe nos encontramos con estos altos pinos

El camino nos deja en el Àrea d'esbarjo de Mas Ventós, un bonito rincón con mesas y zona de barbacoa donde decidimos realizar una parada para almorzar.

Àrea d'esbarjo de Mas Ventós

Que bien sienta la comida tras un esfuerzo

Después de recuperar fuerzas nos toca avanzar por una pista que coincide con el sendero GR-92-0.

También apetece caminar un poco por pista y disfrutar de las vistas

Vamos caminando por la pista, siempre con unas preciosas vistas hacia el Mediterráneo mientras nos calienta un brillante sol que hace que nos tengamos que ir quitando la ropa de abrigo que llevábamos hace poco rato.

Impresionante visión del Mediterráneo

Que será la tónica durante un buen rato

La pista nos deja en Sant Onofre, una pequeña ermita de la que hay referencias escritas del 1362,

Sant Onofre

Ahora nos toca descender por un sendero bastante agreste que nos lleva directos al cauce del Rec de Sant Onofre, donde volveremos a transitar entre castaños y alcornoques.

Dejamos la pista atrás y la cambiamos por este sendero

El descenso por el cauce es delicado, ya que hay muchas rocas sueltas que nos pueden hacer perder el equilibrio.

En tramos se hace algo engorroso descender

Al poco rato el sendero nos deja en el desvío que cogimos en la subida, por lo que desde este punto ya solo nos queda desandar nuestros pasos.

Que mejor que despedir la ruta con una imagen de la Badia de Roses

Tras un par de kilómetros de bajada llegamos de nuevo al coche donde dar la ruta por terminada.

Ya me imaginaba que la ruta y las vistas me gustarían cuando vi esta montaña por primera vez, pero descubrir el castillo, el Monestir de Sant Pere de Rodes y la espectacularidad de las vistas del Cap de Creus y el Mediterráneo, ha superado y por mucho mis expectativas.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Media
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 10,98 Km
  • Punto más alto: 682 m
  • Punto más bajo: 79 m
  • Desnivel positivo: 650 m
  • Desnivel negativo: 650 m
  • Desnivel acumulado: 1.300 m
  • Cimas ascendidas: 2
  • Tiempo empleado: 5 horas 28 miutos
  • Tiempo en movimiento: 4 horas 14 minutos
  • Velocidad media: 1,76 Km/h
  • Ritmo: 34:06 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Palau-Saverdera - Castell Saverdera

Saludos!!!

6 comentarios:

  1. Hola David.

    Pues si, este Castell se ve mucho más inexpugnable y espectacular, y qué decir de esas vistas al mar o al interior montañoso, incluso pirenaico. Una pasada, con lo que me gustan a mi los castillos en las montañas.

    Recuerdo cuando hace años estuvimos Maru y yo por la zona, viendo Roses y Cadaques. Si hubiera sabido de este castillo, habría intentando verlo.

    Jejeje, lo que no se nos olvida es cuando cruzamos en barca a ver la isla de Portlligat el barquero que nos hacia la travesía, un hippie en bolas y barbas de ermitaño, y colgao como él solo.

    Saludos, caps y mare nostrum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Yo es que fue ver esa montaña de camino a Cadaquès y me la apunté a fuego, el tema del castillo ya fue un añadido extra, aunque solo fuera por las vistas ya valdría la pena subir a esta cima.

      Un barquero en pelotas... si es que lo que no te pase a ti... jajaja

      Salud, costa brava y colagos en bolas!!!

      Eliminar
  2. Hola, David.
    Aquesta ruta va estar molt i molt bé! Mira que va ser algo improvitzada perquè no vam decidir fer la ruta fins el dia abans a la tarda però va valer molt la pena! Va ser tot un encert.
    La tramuntana ens va acompanyar durant tota la pujada i la pujada va ser una mica complicada perquè relliscava :) però ho vaig aconseguir! I les vistes desde el Castell eren espectaculars!! Després poder anar a Sant Pere de Rodes que feia uns 6 anys que no hi anava també va estar molt bé i com no, esmorzar rodejat de la vegetació :).
    Aquesta ruta amb vistes al magnific cap de creus i la meva estimada Costa Brava em va enamorar en tot moment!!
    Per molts dies amb vent de tramuntana que ens vindrà!
    Petons!!

    Txell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Txell,

      Moltes vegades les rutes improvitzades son les millors, tot i que jo ja feia temps que la tenia apuntada, el que pasa es que la volia guardar més de cara a l'estiu, quan anesim a pasar algun cap de setmana a la Costa Brava.

      Una ruta a la Costa Brava sense tramuntana no es una ruta allà... jejeje

      Poc a poc li vas agafant el truc a caminar per llocs que rellisquen, en cuatre dies ja ho tindràs per la ma.

      Petons!!!

      Eliminar
  3. Hola David.

    Viendo este castillo y sobre el peñasco sobre el que lo construyeron, y viendo, por ejemplo, donde están construidos algunos que conozco de Castellón, uno no deja de maravillarse de hasta donde eran capaces de llegar nuestros antepasados para construir estas fortalezas, y también con el esfuerzo y las penurias que tendrían que pasar para construirlas, pero claro, cuando más inaccesible era el lugar, más difícil luego para asaltarlo.
    Esta Serra de Rodes es modesta en altura pero se le ve mucha personalidad, y luego, estar viendo a un lado el mar, y al otro el Pirineo, eso que pocas sierras nos lo pueden ofrecer.
    Muy bien complementada la ruta con esos toques culturales, además del castillo, del Sant Pere de Rodes, Santa Creu y esa pequeña ermita de Sant Onofre.
    Una gran ruta!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Que razón tienes, es de admirar como nuestros antepasados eran capaces de realizar semejantes obras en lugares tan inhóspitos con la tecnología tan precaria de entonces.

      Si haces alguna escapada por la Costa Brava no puedes dejar pasar la oportunidad de acercarte a esta sierra, yo me quedé muy impresionado, además por ella transitan los primeros kilómetros de GR-11, por lo que te aseguro que buscaré alguna otra variante, que tiene pinta de tener muchos rincones escondidos.

      Últimamente me gusta buscar rutas que además de montaña tengan un puntito cultural, tanto a Txell como a mi nos gustan mucho y le dan un toque y una forma diferente de visitar enclaves tan famosos y bonitos como el Monestir de Sant Pere de Rodes sin acceder a ellos en coche.

      Un abrazo.

      Eliminar