lunes, 11 de febrero de 2019

Puig de la Mola y el Montau


En la zona norte del Massís del Garraf encontramos el Montau y el Puig de la Mola, dos atalayas que nos permiten contemplar todo el macizo, con el Mediterraneo como frontera Sur.

A causa del alto riesgo de aludes en el Pirineo me tocó realizar un cambio de planes, por lo que me decanté por una ruta que hacía mucho que tenía en el tintero, una interesante ciruclar que me llevaría a subir al Puig de la Mola, punto más alto de la comarca del Garraf.

La ruta empieza en la población de Olesa de Bonesvalls, por donde transitan los primeros metros de la misma mientras nos acercamos a la parte alta del pueblo.

Empezamos la ruta

Enseguida salimos del pueblo

Ya fuera del pueblo empezamos a seguir una pista, tónica general durante gran parte de la ruta, mientras nos vamos internando en un bosque de pinos.

Al fondo ya divisamos nuestro primer objetivo

La pista nos va haciendo ganar altura de forma muy suave mientras realiza un par de toboganes, y es justo tras la segunda bajada donde encontramos un desvío a nuestra derecha, desvío que deberemos coger.

Los pinos serán los principales protagonistas de esta parte de la ruta

Ahora transitamos por una pista algo más descompuesta y vertical, por lo que nos tocará apretar los dientes mientras dura el fuerte repecho.

Auqnue no lo parezca, aquí la cosa ya se pone seria

Tras este largo ascenso, en el que tenemos en todo momento visión del Montau, llegaremos al Plà del Montau, lugar donde el fuerte desnivel desaparece y enlazamos con una pista mucho más humanizada que nos va a llevar en ascenso por la loma del Montau.

Ya dejamos muy abajo Olesa de Bonesvalls

La cima cada vez más cerca

Plà del Montau

A lo pocos metros nos encontramos con los restos de una antigua caseta forestal, ahora en muy mal estado, a la que no me atreví a subir, pero desde la que las vistas debían ser impresionantes.

Antigua caseta forestal

El Montau ya lo tenemos a tiro

De la caseta hasta la cima del Montau se llega en muy pocos minutos, justo tras pasar la caseta que encontramos en su cima, junto a un vértice geodésico roto y una cruz.

Montau 658 metros

Aprovecho que ha parado un poco el viento para sacar la bandera, hacerme la foto de rigor y continuar el camino, que hoy la jornada será larga.

Primeras vistas al Mediterráneo

Mirando hacia la zona de Sitges

Vistas al Baix Llobregat

No podía faltar la foto con la bandera

Ahora nos toca seguir la zona tal vez más insulsa de la ruta, ya que iremos descendiendo por una pista bastante ancha y cómoda que nos llevará hasta una cantera, donde los únicos alicientes son el acercarnos al Puig de l'Antiga y las vistas hacia Olesa de Bonesvalls mientras aun estamos algo altos.

Ahora toca descender poco a poco por esta pista

En los márgenes aun encontrábamos restos de la granizada del martes

Echando la vista atrás

La pista nos lleva sin tregua hasta la carretera, que deberemos cruzar para ir siguiendo ahora las marcas del GR-92.3.

A partir de ahora la ruta transitará por senderos entre árboles y algún campo de viña, muestra de que estamos muy cerca del Alt Penedès.

Empiezan a aparecer viñas

Las marcas del GR nos acompañarán hasta el final de la ruta

Conforme avanzamos nos encontramos con las ruinas del Mas dels Casals, donde también encontramos dos antiguos pozos de hielo.

Mas dels Casals

Pozo de hielo

Este parece algo más moderno

Conforme vamos subiendo nos internamos el la zona que devastó un incendio no hace muchos años, en el que el monte bajo es el gran protagonista del enclave.

Este sendero es una gozada

De nuevo aparece el mar

El Montau, con la inmensa y fea cantera a su izquierda

Continuamos en ascenso por el GR hasta dar de nuevo con una pista, señal de que nos queda poco para llegar al Puig de la Mola.

Toda esta zona quedó devastada por un gran incendio

Las marcas nos van guiando hacia nuestro próximo destino

Ya podemos divisar el punto más alto del Garraf

Y tras un rato llegamos al Puig de la Mola, techo comarcal del Garraf y un lugar privilegiado desde el que poder contemplar Alt Penedè, el Baix Llobregat, el Garraf, y como no, el Mediterráneo.

En su cima encontramos esta enorme torre de vigilancia

Vistas hacia el Montau

Al fondo divisamos Vilafranca del Penedès

La vistas hacia el Sur no dejan indiferente

Ahora dejaremos de nuevo la pista para, siguiendo siempre las marcas del GR-92.3, ir en un vertical descenso con unas vistas impresionantes a Vilanova i la Geltrú.

Por aquí el sendero es algo más delicado

Vilanova i la Geltrú

El sendero nos lleva directos a una pista por la que transita el GR-5, por lo que ahora nos tocará dejar el anterior GR para seguir el que acabamos de encontrar.

En cuanto salimos de la zona quemada el entorno cambia de forma radical

Ahora toca seguir por el GR-5

Continuamos en descenso por la pista hasta llegar al Corral de l'Esquerrà, donde abandonaremos unos metros la pista para atajar por un sendero que nos hace evitarnos un gran giro.

Encontramos algunas zonas cementadas

Ruinas del Corral de l'Esquerrà

De nuevo en la pista enseguida llegamos al Avenc de l'Esquerrà, una sima de 336 metros de profundidad, equipada para su descenso, de que han pasado 110 años desde su primera exploración.

Avenc de l'Esquerrà

Placa conmemorativa del centenario de su primera exploración

Continuamos por la pista, pero las marcas del GR enseguida nos la hacen abandonar por nuestra derecha, cruzando una valla electrificada.

En algún punto nos tocará abrir alguna valla

Tras tanta pista se agradecen mucho estos senderos

Este sendero al poco rato se transforma en una pista, pero no la transitaremos mucho, ya que enseguida la abandonaremos por la izquierda, para de nuevo, seguir por un sendero.

Seguimos por sendero

La vegetación va cambiando

El sendero nos lleva hasta el cauce del Fondo del Pi d'en Lluc, por el que avanzaremos hasta dar con una pista, justo al llegar a un campo de viñas.

Ahora nos toca avanzar por el cauce

En algunas zonas la vegetación se abre y podemos avanzar de forma más cómoda

Esta pista nos llevará de regreso al pueblo

Ahora es tan sencillo como seguir la pista, que nos ha de llevar hasta la iglesia de Santa Maria de l'Hospital, ya dentro de Bonesvalls, a escasos metros del lugar donde habíamos dejado el coche a primera hora de la mañana.

Callejeando por Olesa de Bonesvalls

Santa Maria de l'Hospital

La ruta tiene dos partes muy marcadas, una primera donde predominan las pistas, y una segunda, mucho más bonita, por la que transitaremos por bonitos senderos en un entorno mucho más salvaje.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Media
  • Distancia: 18,32 Km
  • Punto más alto: 658 m
  • Punto más bajo: 246 m
  • Desnivel positivo: 760 m
  • Desnivel negativo: 760 m
  • Desnivel acumulado: 1.520 m
  • Cimas ascendidas: 3
  • Tiempo empleado: 3 horas 49 miutos
  • Tiempo en movimiento: 3 horas 36 minutos
  • Velocidad media: 4,80 Km/h
  • Ritmo: 12:30 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Olesa de Bonesvalls - Montau - Puig de la Mola

Saludos!!!

6 comentarios:

  1. Hola David.

    Sin leer el último párrafo, estaba pensando que era más atractiva la segunda parte con mucho tramos de sendero, entre vegetación, que la inicial con pista y más abierta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,

      Ciertamente la primera parte de la ruta es un poco aburrida, pero va ganando en atractivo conforme avanza, al final salió una ruta bastante decente.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  2. Hola David.

    Estas hecho un experto en todas estas sierras del interior donde el verde predomina a su antojo en buenos bosques o frondosos sotobosques. Cierto que está un pelín humanizada al haber tantas pistas y siempre es preferible la parte de sendas, además, entre pozos de hielo, simas y vistas variadas va adquiriendo muchos puntos de interés.

    Salud, Garraf y Montaus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Es una gozada poder tener entornos como este tan cerca de ciudades como Barcelona, aunque sea por humanizadas pistas.

      Al final la ruta me dejó muy buen sabor de boca con esos senderos y esa sima.

      Salud, senderos y simas.

      Eliminar
  3. Hola David.

    Valió la pena chuparse primero esa primera parte más pelada y humanizada para disfrutar al final de esa otra más boscosa y con más senderos. Buena distancia la de la ruta, vas a llegar con las piernas a tope este finde jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Ya me lo miré bien para no chuparme lanparte más sosa al final, siempre se agradece cuando la ruta va subiendo en atractivo.

      Tengo que ponerme a tono, que vosotros estáis muy fuertes y sino no os podré seguir.

      Un abrazo.

      Eliminar