lunes, 27 de mayo de 2019

Poblado ibérico de Puig Castellar


En las afueras de Barcelona, justo en la cima de la modesta montaña del Puig Castellar, encontramos los restos de un poblado ibérico en bastante buen estado de conservación que se merece darse un paseo para visitarlo.

Esta es una de esas rutas que tal vez por proximidad iba dejando apartada para "hacerla otro día", pero por fin había llegado el día, por lo que nos acercamos a la parte alta de Sant Coloma de Gramanet, lugar donde comenzaríamos la ruta.

Primero iremos avanzando por la calle más alta de la ciudad, desde la que se nos muestran ya unas impresionantes vistas sobre la ciudad de Barcelona.

Las vistas a Barcelona, con Mountjuic y el Tibidabo de fondo son impresionantes

Esta calle enseguida desciende y nos lleva hasta una pista que vuelve a ascender, pero de forma muy suave y llevadera, ideal para empezar a entrar en calor, desde donde ya podemos ver la cima del Puig Castellar, pero no será hasta el final que nos acercaremos, primero daremos una vuelta por diferentes rincones que os enseñaremos a continuación.

En esta zona el pino piñonero es uno de los grandes protagonistas

Al fondo ya podemos ver nuestro objetivo final del día

Al rato de avanzar veremos un camino ancho a nuestra derecha que transita unos metros por debajo nuestro, por lo que para no dar más vuelva, buscaremos un atajo para ir a buscarlo y transitar ahora en dirección contraria.

Ahora toca ir a buscar un sendero

El sendero se va estrechando poco a poco, primero descendiendo mientras realiza un largo giro, regalándonos unas bonitas vistas de Barcelona y el Mediterráneo, para tras llegar al cauce de un torrente, volver a subir ya metidos bajo pinos y encinas y que nos llevará al primer punto de interés del día.

Al internarnos en el cauce del torrente la vegetación aumenta

Merece la pena pararse y disfrutar unos momentos de las vistas

Nos vamos alejando del Puig Castellar, más tarde nos tocará volver

Este no será otro que el Cau d'En Genís, un curioso dolmen natural de la edad del bronce, donde los antiguos pobladores aprovecharon la cavidad para usarla de recinto funerario en el que se encontraron una tibia y algunas vasijas funerarias.

Cau d'en Genís

Aquí podemos ver la cámara funeraria

Las vistas sobre Barcelona serán la gran tónica de la ruta

Después de la visita cogeremos un sendero que sube muy vertical y con mucha vegetación, se nota que por aquí no transita mucha gente, y que nos dejará en una ancha pista por la que transita el GR-92.

Ahora transitamos por el GR-92

La pista enseguida nos deja en la Ermita de Sant Climent, una pequeña ermita del siglo XVII situada en una pequeña cima con su mismo nombre, y que por desgracia vemos llena de pintadas y en un estado de conservación bastante precario.

Ermita de Sant Climent

Ahora toca descender, y para eso tenemos dos opciones, ir a buscar la pista, que nos lleva de forma más suave pero larga, o tirar por un vertical y algo descompuesto sendero que nos llevaría de forma mucho más directa y que conociéndonos, supongo que sabéis cual fue nuestra elección.

Nos despedimos de la ermita

Ignoramos la pista

Para descender por este interesante sendero

En los últimos metros del sendero por fin damos con la pista por la que transita el GR-92, así que nos toca empezar a seguirla durante un rato.

Siguiendo por la pista llegamos hasta el monasterio de clausura de Sant Jeroni de la Murta, que data del 1916, siendo este un lugar histórico, ya que fue donde en 1493 los reyes católicos recibieron en audiencia a Cristóbal Colón tras su primer viaje a América.

Monestrir de Sant Jeroni de la Murta

Empezamos a encontrarnos corredores y ciclistas

Después de esta visita histórica, y ya rodeados de la infinidad de bicicletas que transitan la Serralada de Marina los fines de semana por la mañana, llegamos a una gran explanada donde tendremos que buscar un senderillo que sale al lado de unas chumberas.

Después del descenso por un sendero tan machacado se agradecen unos minutos por pista

Pero siempre es mejor avanzar por sendero, como ahora, que lo cogeremos en las chumberas

Este sendero asciende primero de forma tranquila hasta llegar a un pequeño cortafuegos formado por los cables de teléfono, donde gana algo más de inclinación.

Las cañas aparecen ahora, estamos transitando por el cauce que forma una pequeña fuente y se nota

El sendero ahora transita bajo estos postes

Pero será a partir de este punto donde el sendero se pone ya algo más serio, transitando por una vertical trialera que no nos dará ni un respiro durante los próximos minutos.

De nuevo toca apretar los dientes

Ese interesante sendero nos deja en la cima del Turó de Sant Onofre, donde encontramos una ermita con su mismo nombre además de unas bonitas vistas al mar.

Algo alejados, pero seguimos viendo Barcelona

No podemos olvidarnos de las costas del Maresme

La Ermita de Sant Onofre, en bastante mejor estado de conservación que la de Sant Climent, data del 1498, y es muy similar a la anterior.

Ermita de Sant Onofre

Tras la visita ahora toca descender por una pista que nos ha de llevar hasta las calles de una urbanización y que iremos siguiendo en dirección Oeste hasta dar con una cadena donde el asfalto se convierte en tierra.

Este bonito tramo transita bajo un frondoso encinar

Esta pista nos dejará directos en el Coll de les Ermites, muy buen nobre dado la cantidad de ellas que hemos visto en tan poco tiempo.

Coll de les Ermites

Ahora sí que tenemos cerca el Puig Castellar

Ahora toca seguir los indicadores del Puig Castellar y que en primer término nos dejan en un impresionante mirador a la ciudad de Barcelona desde el que no podemos evitar hacer alguna foto.

Toca ir siguiendo las marcas

Desde el mirador, Barcelona es la gran protagonista

Desde aquí ya podemos visitar en el poblado ibérico de Puig Castellar que data de entre los siglos VI aC al III aC, al que se entra por una puerta y en el que en todo momento encontramos carteles con información sobre el mismo mientras un arreglado camino nos va llevando hacia la cima.

Han hecho un buen trabajo con este sendero

Que va transitando entre la típica vegetación mediterránea costera

Las flores nos recuerdan que ya estamos en primavera

Cabe destacar que está en un estado de conservación muy bueno, donde incluso se pueden ver los muros de muchas casas y las calles que transitaban entre ellas, por las que nosotros también podemos caminar.

Empezamos a transitar entre los restos arqueológicos

Vamos encontrando muros de casas por todas partes

Aunque algunas están derrumbadas

En otras encontramos la planta muy bien conservada, con sus puertas y todo

Es una gozada caminar por lo que hace más de 2.000 años eran las calles de un poblado

Ya en la cima aprovechamos para disfrutar de las impresionantes vistas que nos ofrece esta modesta montaña, desde la que incluso podemos ver el lejano Puigmal.

No podíamos olvidar mirar hacia el Vallés y Montserrat

No podía faltar nuestra foto cimera con la bandera

La panorámica sobre la comarca del Barcelonés es impresionante

Tirando de zoom podemos hacer un primer plano del Puigmal nevado

Una vez hecha la visita de rigor toca volver a bajar hasta la explanada del mirador para coger ahora un sendero que transita por la vertiente Sur del Puig Castellar y que nos ha de llevar hasta una pista.

Ahora nos toca transitar por este sendero

La pista la seguimos durante unos metros para al llegar a un depósito de agua, realizar un zig-zag por un senderillo que nos ha de llevar hasta otra pista que y ano dejaremos hasta llegar de nuevo a la calle donde habíamos dejado el coche, dando por finalizada esta interesante ruta.

Esta pista nos ha de llevar de nuevo hasta el coche

Parece mentira que en una ruta tan corta hayamos podido ver tal cantidad de cosas y haber transitado por tal variedad de caminos, pero lo mejor de la ruta es el poder visitar un enclave como este poblado ibérico, así que si vivís cerca de Barcelona y aun no lo conocéis, os animo a visitarlo.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 6,46 Km
  • Punto más alto: 303 m
  • Punto más bajo: 134 m
  • Desnivel positivo: 350 m
  • Desnivel negativo: 350 m
  • Desnivel acumulado: 700 m
  • Cimas ascendidas: 3
  • Tiempo empleado: 2 horas 28 minuto
  • Tiempo en movimiento: 2 horas 5 minutos
  • Velocidad media: 2,54 Km/h
  • Ritmo: 23:39 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Poblado ibérico de Puig Castellar

Saludos!!!

8 comentarios:

  1. Hola David.

    Ya solo con esas vistas de Barcelona y el mediterráneo detrás merece la pena, pero todos esos senderillos salpicados de viejas ermitas le de un plus muy rico.

    Aunque si de restos tratamos, el poblado íbero tan bien conservado se lleva toda mi atención, ya que soy un buscador y estudioso de restos prerromanos. Por Cuenca se mezclaron los íberos con los celtas, y en las sierras más cercanas al litoral mediterraneo los celtas no llegaron.

    Salud, íberos y sendas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Como dices, esa consecución de senderos para unir las ermitas son una gozada, y lo mejor, que se puede llegar en transporte público desde el mismo centro de Barcelona en menos de 1 hora combinando metro y bus.

      El poblado me dejó impresionado, creo que es, de los que yo he podido ver, el que se encuentra mejor conservado, casi eclipsó por completo las vistas a Barcelona y el Mediterráneo.

      Salud, restos arqueológicos y senderos curiosos.

      Eliminar
  2. ¡Hola, David! En muchas ocasiones tenemos al lado nuestro parajes interesantes que a veces por desconocimiento o por dejadez, obviamos o dejamos "para más adelante". Este parece ser el caso de hoy según comentas. Un interesante recorrido para visitar un poblado ibérico en bastante buen estado. Aquí tenemos muchos así y siempre es interesante su visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Emilio!

      Que cantidad de rincones preciosos tenemos cerca de casa y que manía que tenemos de dejarlos para otro momento o no darles la importancia que se merecen.
      Por la zona de la costa de Barcelona, sobretodo hacia el Norte, hay incontables restos ibéricos, muchos de ellos en muy buen estado de conservación, así como innumerables dolmens, además me acabas de dar una idea para una futura entrada resumen con los restos ibéricos que he ido encontrando por la geografía catalana.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola David.

    A todos nos pasa, que nos vamos a sitios que están a varias horas en coche y nos dejamos, estos lugares próximos a casa, "para otro día". Lo bueno, es que tarde o temprano acabamos yendo, sin duda este recorrido es sencillo, pero ofrece muchos puntos de interés, además de poder ver desde otra perspectiva, la ciudad de Barcelona y el mar Mediterráneo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,

      Cuantos rincones impresionantes nos perderemos por estar cerca y no prestarles atención...
      Esta ruta es corta pero los enclaves que visita y las vistas no tienen desperdicio, un gran descubrimiento a las afueras de Barcelona, donde se puede llegar en transporte público.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  4. Hola David,
    D'aquesta ruta em van encantar les vistes i també la gran quantitat de zones ben conservades provinents de fa molts anys.
    El poblat ibèric és una passada!!!
    Per molts diumenges més aixi :).
    Petoons!!
    Txell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Txell,

      Ja saps que m'agraden molt les rutes que tenen algún punt interessant per visitar, ja siguin ruines, ermites, esglèsies, etc...
      Haurem de seguir buscant rutes curtetes per fer els diumenges avans de dinar.

      Petons!!!

      Eliminar