lunes, 11 de noviembre de 2019

Trekking EBC: Día 1, Lukla - Phakding


En esta primera etapa uniremos las poblaciones de Lukla y Phakding en una primera toma de contacto con los caminos y puentes que nos encontraremos durante los días que durará nuestra aventura.

Kathmandú, el despertador suena a las 4:30 y me voy en busca del taxi que me ha de llevar hasta la terminal de vuelos domésticos del aeropuerto de Kathmandú.

El aeropuerto es una auténtica locura, excursionistas y expediciones se mezclan intentando encontrar su ventanilla de checking, yo incluido, en un caos donde, en mi caso, todo y llevar un billete comprado por Yeti Airlines, de sus mostradores me mandan a los mostradores de Tara Airlines, la compañía que gestiona los vuelos vendidos por Yeti Airlines desde su web.

Ya en el mostrador te pesan la mochila y te dan el billete con el número de vuelo escrito con rotulador, y ya con billete en mano toca pasar el "control de seguridad" que está separado por hombres y mujeres, donde no se puede decir que se miren más allá del billete.

Ya en la terminal no las tengo todas con migo de poder volar, hace mal tiempo y no se cuando ha de salir mi vuelo ya que en las pantallas no hay apenas información, uno ha de estar atento con los operarios que van llamando los vuelos a viva voz para acercarse a la puerta de embarque.

Caos en la puerta de embarque

Por fin me llaman y voy en busca del autobús que me ha de llevar a la avioneta mientras empiezan a caer las primeras gotas de lluvia, la cosa no pinta muy bien...

En esta avioneta me tocará volar...

Subimos a la avioneta, del año del cata-pum, enciende motores, nos dirigimos a la pista de despegue y nos empieza el vuelo al aeropuerto de Lukla.

Cuadro de instrumentos de última generación

Por desgracia no puedo disfrutar de las vistas a causa de las nubes y la cada vez más intensa lluvia que me hace dudar mucho que podamos aterrizar, pero por sorpresa mía aterrizamos, y de una forma mucho más suave de lo que me imaginaba, por fin puede empezar mi aventura.

Todo y el tiempo, las vistas impresionan

Aquí he aterrizado...

En el aeropuerto varios porteadores se ofrecen a llevarme la mochila pero yo rechazo el ofrecimiento ya que mi idea es realizar la ruta sin porteador y sin guía.

Antes de empezar a caminar toca poner la funda de lluvia a la mochila y ponerme el Gore, que aunque la lluvia es fina al final acaba calando y no es plan de ponerme mal el primer día.

Ya en ruta primero toca cruzar las calles de Lukla, donde hay gran cantidad de tiendas de montaña y lodges, pero el hecho de estar lloviendo hace que las calles estén un poco vacías.

Empezamos a caminar tras la pista de aterrizaje

Callejeando por Lukla

Justo en la salida de Lukla, donde encontramos una puerta con ruedas de oración dentro, está la garita donde hay que sacar el permiso local para poder transitar por la zona, por lo que nos toca pagar las 2000 rupias que cuesta antes de seguir y abandonar Lukla.

Primeras ruedas de oración, toca girarlas y pedir a la montaña que me permita subir a ella

El camino va llaneando, con tendencia hacia abajo, siguiendo siempre el valle que forma el río Dudh Koshi y bajo un frondoso y húmedo bosque, cosa que me impacta mucho, ya que estamos por encima de los 2.800 metros, es la frondosidad de la vegetación y la humedad a esta altura, ya que en nuestro Pirineos, a esa altitud solo encontramos rocas.

Durante todo el recorrido encontramos construcciones religiosas

El entorno es espectacular, la vegetación exuberante

"Colinas" de más de 4.000 metros

Durante el camino nos vamos encontrando bonitas cascadas, que a causa de los últimos coletazos del monzón van bien cargadas de agua, así como varias stupas, templos, rudas de oración y piedras con mantras.

Hay tramos con empedrados realmente bonitos

El agua forma bonitas cascadas

Echando un vistazo atrás podemos contemplar el valle que estamos remontando

Cometaros que en todas las construcciones religiosas que os encontréis tenéis que que pasar dejándolas a vuestra derecha, rodeando siempre en sentido horario, así como las ruedas de oración, que hay que hacerlas girar con la mano derecha y siempre en el sentido de las agujas del reloj.

Llegamos a la primera stupa de nuestra aventura al cruzar el poblado de Cheplung

Es una delicia ver los arroyos con tal cantidad de agua

Durante el camino no paramos de encontrar rocas talladas con mantras

Así como losas talladas colocadas en medio del camino y que se tienen que rodear por la izquierda

Seguimos avanzando, y tras cruzar el poblado de Cheplung llegamos al primer puente colgante del recorrido, por el que paso con algo de respeto ya que impresiona mucho al poder ver bajo nuestros pies el vacío, además de moverse con cada paso que das, con lo que toca acompasar el paso a los vaivenes del puente, toda una experiencia.

A causa de la lluvia toca caminar con cuidado para no resbalar al ir embobado con el paisaje

Primer puente de la ruta, que acojone da pasarlo...

El río Dudh Koshi se hace camino entre un frondoso bosque

Tirando un poco de zoom podemos ver la bravura con la que baja

Continuamos descendiendo hasta llegar al punto a menor altitud de toda la ruta, la población de Nurning Ghat, a 2.545 metros de altura.

En muchas entradas a pueblo encontramos rocas con mantras

A partir de ahora el camino irá realizando sube-bajas, pero con tendencia hacia arriba.

Empezamos a encontrar las primeras subidas duras

Impresiona encontrar semejantes valles bajo montañas tan altas

Enseguida llegamos al poblado de Chhuthawa, donde nos encontramos con un conjunto religioso precioso que nos acompaña durante todo el transitar por el pueblo, formado por un pequeño monasterio con enormes ruedas de oración, rocas talladas con mantras, piedras de oración y una pequeña stupa rodeada por ruedas de oración.

Nos acercamos a un bonito conjunto religioso

Impresiona mucho ver ruedas de oración tan grandes

Los mantras nos acompañan mientras atravesamos el complejo

Este pequeño poblado me pareció muy bonito

Aquí se mezclan las rocas de mantras con las losas y las pequeñas y grandes stupas

Incluso una vez fuera del mismo encontramos enormes piedras talladas y una pequeña stupa a la que se llega por un bonito sendero empedrado.

Es muy bonito ver como integran sus construcciones en el entorno

En las tallas en ocasiones pintan de blanco las letras y en otras el fondo

Desde este punto enseguida aparece nuestro destino en el día de hoy Phakding, donde encontramos varios lodge.

Estas tallas de mantras nos indican que entramos en un nuevo poblado

Ya vislumbramos Phakding, punto final de nuestra ruta de hoy

Mi intención era seguir hasta Monjo, pero al estar lloviznando decido quedarme a dormir aquí y esperar a que el día siguiente mejore un poco el tiempo.

Tuve la mala suerte de elegir un lodge que a causa del mal tiempo no tenía luz al haberse quedado las baterías solares a 0, por lo que tampoco tenía internet, eso sí, el sherpa que llevaba el lodge era muy amable y me hizo muy amena la estancia, además la comida estaba muy rica y conocí a un israelí, Eyal, con el que coincidí en varios lodges durante la ruta. Por cierto, el lodge era el Kalaphattar Lodge, que se encuentra a nuestra izquierda conforme vamos caminando por Phakding.

Después de cenar y estar un rato hablando con Eyal y Messi, sí, quien lleva el lodge se llamaba Messi, no lo confundáis con  el del Barça, tocaba ir a dormir, que el día siguiente tocaba ya la primera etapa dura de verdad de la ruta, pero eso lo dejaremos ya para la próxima semana.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 8,15 Km
  • Altitud al inicio: 2.840 m
  • Altitud al final: 2.640 m
  • Ganancia de altura: -200 m
  • Punto más alto: 2.860 m
  • Punto más bajo: 2.545 m
  • Desnivel positivo: 290 m
  • Desnivel negativo: 350 m
  • Desnivel acumulado: 640 m
  • Cimas ascendidas: 0
  • Tiempo empleado: 2 horas 28 minutos
  • Tiempo en movimiento: 2 horas 15 minutos
  • Velocidad media: 3,26 Km/h
  • Ritmo: 18:24 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Día 1: Luckla - Phakding

Saludos!!!

8 comentarios:

  1. Hola David.

    Buena crónica de esta primera jornada de trekking, con la aventura de los aeropuertos incluida jejeje. Así de primeras te diría que esta primera etapa está muy humanizada, pero oye, que humanización tan bonita; templos, mantras, ruedas de oración y stupas por doquier, ideal esta primera ruta para tomarle el pulso a la interesante cultura sherpa. Y el paisaje rebosa verdor y frondosidad que da gusto. Con todo esto seguro que pronto se te fueron quitando los nervios iniciales de saber a la aventura que te ibas a enfrentar, aunque estuviese por medio ese puente tambaleante jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Aeropuertos y Nepal... que odisea... ya te contaré cuando nos veamos, que eso daría para una crónica entera... jajaja
      Los dos primeros días de ruta son tal vez en los que pasas por más pueblos y donde puedes encontrar más caminos empedrados y pequeños templos, pero como dices, son tan bonitos e intentan mimetizarlos tan bien con el entorno que es una delicia poder caminar entre ellos, incluso aunque esté lloviendo.
      Yo me quedé muy impresionado con la exuberancia de la vegetación y la gran cantidad de cascadas y riachuelos, me impactó mucho ya que casi siempre lo que se ve cuando uno busca información del Himalaya son sus impresionantes y altas montañas, pero rara vez se nos muestran las zonas "bajas", unas zonas que son preciosas y que de no haber estado de ruta me habría encantado recorrer por la gran cantidad de caminillos que salían del sendero principal.
      La verdad es que los puentes tienen su aquel, ya que dan un poco de respeto y al principio cuesta acostumbrarse a seguir el ritmo para poder caminar por ellos con comodidad por culpa del tambaleo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola David.

    Coño el principio de la entrada con lo de los avioncetes esos, el día lluvioso es un poco tenebroso, y más para alguien que no está 100% a gusto en un avión.

    Pero ojo que maravilla esa humanización entre esas piedras mantras tan bien curradas e integraddas y los templos ,todo con ese verdor exuberante.

    Hablando del verdor, lo que le dices a Dani es lo que yo he pensado muchas veces. Apenas hay imágenes del Tibet, Himalaya que no sean sus enormes montañas, sus moles de roca, glaciares y nevadas, incluso pueblos de esos que están a mucha altitud y son rocosos sin vegetación ninguna. Y siempre he pensado que si, por ejemplo, un lugar como Pirineos de tresmiles o Picos de Europa con dosmiles desaguan por multitud de valles y barrancos muy verdosos ya en cotas más bajas de altitud, en el Himalaya tiene que haber lo mismo pero más cantidad, tal y como muestras en las fotos, siendo el dato curioso que ese verdor está a mucha altitud para lo que sería España.

    Yo solo conozco los puentes colgantes de NZ y molan mucho pero hay que decir que son buenos, de alta calidad y no ese yuyu que dan, es casi nulo.

    Salud y mantras!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      A mi volar me gusta, pero tener que aterrizar en ese aeropuerto y encima lloviendo, como que mucha gracia no me hacía, pero bueno, estos pilotos son muy buenos.

      Es impresionante como integran sus edificaciones religiosas en el entorno, además la cultura sherpa respeta mucho la naturaleza, tendríamos que aprender de ellos en ese aspecto.

      Me sorprendió mucho toda la vegetación y el agua que hay en las zonas "bajas", no tienen nada que envidiar a las grandes moles que te encuentras a más altura, es una delicia poder caminar bajo esos preciosos bosques, que si ya en otoño impresionan, en primavera, con todo florecido, ha de ser espectacular. También impresiona mucho encontrarte estos bosques a 4.000 metros de altura, en lugares más altos que las montañas más altas de nuestro Pirineo, pero eso ya lo iremos viendo en las próximas entradas.

      Los puentes, todo y moverse mucho, están casi todos en muy buen estado de conservación en cuanto a la tensión de las cuerdas y el estado del suelo, lo único es que en muchos de ellos las mallas de acero que hacen las veces de protección contra las caídas te las encuentras agujereadas o deformadas, pero bueno, forma parte de la aventura y el encanto del lugar.

      A ver si puedo hacer tiempo y leerme vuestras entradas de Nueva Zelanda, que hace demasiado que quiero hacerlo.

      Salud y verdor espectacular!!!

      Eliminar
  3. Hola David.

    Y llego la primera jornada! Corta pero de gran belleza, caminando por esos preciosos caminos que atraviesan los valles, rodeados de bosque y atravesando el río por los puentes colgantes, que maravilla!.

    Me has dejado intrigado, con el tema de rodear las construcciones religiosas en sentido horario, imagino que tendrá una razón religiosa ...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,

      Como dices, la jornada fue corta pero de gran belleza, caminar por estos preciosos senderos y cruzar sus tambaleantes puentes es toda una experiéncia.

      El tema de rodear por la izquierda se debe a que ellos usan cada mano para una cosa, y al igual que en muchas religiones, la izquierda se considera "impura", por lo que al rodear siempre en sentido horario, en caso de haber ruedas de oración, estas siempre las rodaras con la mano derecha y en sentido horario.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  4. Hola David,
    Agafar aquesta avioneta que et portava a Lukkla ja era tot una aventura i el caos del aeroport també!
    Recordo aquest dia que vaig encendre una espelma i només desitjava que el vol anés bé, que el puguessis agafar sense problemes i rebre el teu missatge em va fer molt feliç.
    Pel que puc veure, tot i la plluja vas poder començar a degustar els primers ponts tibetans i a observar les primeres cascades! Quanta vegetació, mare meva m'encanta i a aquí només començava la teva aventura.
    Molts petons,
    Txell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Txell,

      Com ja saps, li tenia molt de respecte a l'aeroport de Lukla, però al final no va ser tan impactant com m'imaginava.
      El paisatge es espectacular, en un futur, hem d'anar junts i repetir aquest viatge, que allò t'agradarà molt.

      Molt petons!!!

      Eliminar