lunes, 18 de noviembre de 2019

Trekking EBC: Día 2, Phakding - Namche Bazaar


En esta segunda jornada uniremos Phakding con Namche Bazaar, "capital" del valle del Khumbu, en una larga y exigente ruta donde superaremos por primera vez la barrera de los 3.000 metros, y en caso de buen tiempo, podremos disfrutar de las primeras vistas del Everest.

Tras madrugar un poco y desayunar, compruebo que el día amanece mucho mejor que como se despidió la noche anterior, con un cielo claro que nos augura un día soleado.

Parece que el día pinta mucho mejor que el anterior

Empezamos la jornada cruzando Phakding en dirección al primer puente colgante del día que nos ha de dejar en la otra zona del pueblo, donde el sendero nos lleva en un ligero ascenso en dirección a Zamphuti.

Hacia el puente

Poco a poco le voy perdiendo el miedo a los puentes

Siempre es una gozada caminar por este tipo de senderos empedrados

El sendero continua siguiendo el cauce del río Dudh Koshi realizando sube-bajas pero siempre con tendencia ascendente y bajo un precioso bosque de rododendros que nos protege de los rayos del sol, que aquí ya empiezan a pegar con ganas.

Las rocas de mantras nos acompañaran durante todo el recorrido

A casi 3.000 metros encontramos estos preciosos bosques

Nada más salir de Zamphuti llegamos a Toc Toc, donde cruzaremos un riachuelo, afluente del Dudh Koshi, y donde veremos a un grupo de personas reparando un puente que tiene que cruzar un torrente del que cae un pequeño salto de agua.

Los afluentes también van bien cargados de agua

También encontramos algunas rocas pintadas de azul

Puente en construcción

Por ahora nos toca pasar por esta pasarela improvisada

Nada más salir del poblado el sendero nos lleva a internarnos en un precioso bosque donde el camino va dibujando un tobogán que hace que entren en calor las piernas al mismo tiempo que no nos deja mantener un ritmo constante, aunque es es igual, ya que la espectacularidad del entorno hace que nos olvidemos de todo.

Durante la aventura encontramos perros en muchas partes

Nuestro siguiente objetivo

Los locales usan los senderos para portear mercancías e ir a la escuela

De golpe, el bosque se nos abre y nos permite observar el siguiente pueblo por el que tendremos que pasar, Benkar, pero para llegar hasta él aun tendremos que caminar un rato.

Benkar cada vez está más cerca

Conforme nos acercamos el sendero se va convirtiendo en un camino flanqueado por muros de piedra, donde no solo el agua ha conseguido dejarlo embarrado, también nos ha regalado preciosos saltos de agua.

a causa de las lluvias nos toca buscar por donde no embarrarnos

Precioso salto de agua

Ya en Benkar, encontramos un bonito poblado, donde como en la gran mayoría, una gran piedra tallada con mantras y una enorme rueda de oración nos esperan.

Rocas, ruedas y banderas de oración

Parece que las nubes empiezan a ganar terreno

Saliendo del pueblo toca cruzar un nuevo puente, y tras este, una nueva subida nos espera, de nuevo metidos en una espectacular arboleda.

Durante un rato parece que las montañas se abren

No todos los puentes están bien, algunos tienen las mallas algo rotas

Es una delicia caminar por este tipo de senderos

Todo y las nubes, aun podemos ver alguna montaña

Enseguida llegamos a Chumpa, que cruzamos rápido, para llegar un punto clave en la ruta de hoy, Monjo.

El agua aparece por todas partes

Tras un rato por el bosque, llegamos a una zona habitada

La entrada a Monjo nos recibe con unas espectaculares rocas de oración que flanquean la entrada del pueblo, y será tras cruzarlo, justo en las afueras, donde encontramos la entrada al Parque Nacional de Sagarmatha.

La entrada a Monjo es espectacular

Aquí nos tocará pagar la entrada al parque y luego enseñarla en una caseta militar que se encuentra justo al lado, en la misma puerta de entrada.

Ahora sí, tras cruzar una bonita y colorida puerta y una construcción con ruedas de oración, que haré girar para pedir a las montañas que me permitan transitar por ellas, por fin entro en los dominios del Everest.

Entrada al Parque Nacional de Sagarmatha

Puerta de entrada para purificarnos

Donde no pueden faltar las ruedas de oración

Nada más cruzar las puertas nos encontramos con una fuerte bajada que nos hace descender una buena cantidad de metros para acercarnos al cauce del río, ya que ahora nos tocará de nuevo cruzar a la otra ribera del mismo, como no, por un nuevo puente colgante.

Espectacular trabajo, tela para tallar los mantras más altos

Aparecen cascadas por todas partes

Así como rocas de oración

Después del puente nos encontramos con el pueblo de Jorsale, y nada más cruzar de nuevo nos toca transitar por otro puente, tónica de gran parte de la ruta, ir cruzando el río de una ribera a otra.

Continuamos con los puentes

Tras desviarme unos metros del camino encuentro esta bonita seta

De nuevo toca cruzar el río

Los porteadores llevan cargas de hasta 90 y 100 Kg

Tras descender hasta la altura del cauce del Dudh Koshi el camino nos da una tregua y nos permite avanzar por una zona bastante llana, mientras disfrutamos con los juegos del agua que baja con fuerza desde las alturas del Himalaya.

Que gusto dar caminar en ente entorno

Desde abajo ya podemos ver el último de los puentes que pasaremos en el día de hoy, el último pero también el más espectacular, el puente colgante de Sir Edmund Hillary, que además es el puente colgante más alto del mundo.

El puente de Hillary, con el antiguo puente justo debajo

Si hacemos algo de zoom vemos pasar a la gente

Mientras subimos podemos ver como el Bothe Koshi, que baja de forma vertiginosa por un precioso y vertical cauce entre enormes montañas, regala sus aguas al Dudh Koshi, por lo que es la excusa perfecta para realizar pequeñas paradas para descansar, ya que las escaleras que nos han de hacer ganar el desnivel son muy verticales y no dan ningún tipo de tregua.

Para llegar hasta el puente toca subir por estas interminables escaleras

El Bothe Koshi baja con fuerza

En cierto punto encontramos el antiguo puente, ya es desuso, por el que se cruzaba el río, pero aquí tenemos que seguir subiendo hasta llegar al principio del nuevo puente, donde encontramos gran cantidad de personas que esperan para cruzarlo y hacerse fotos.

Ahora me toca a mi cruzar el puente

Una vez cruzado tendría que haber podido ver las primeras imágenes de las enormes moles del Himalaya, pero las nubes no me iban a dejar disfrutar de ello, tocaría esperar...

Último puente del día superado

Lástima de nubes...

Ahora sí que tocaba apretar los dientes, ya que desde aquí hasta el final de etapa iba a tocar subir un considerable desnivel, donde los primeros 200 metros del mismo suben de forma muy vertical por un sendero bastante erosionado en las zonas que no está empedrado, que además al estar húmedo hace que en algunos puntos resbale un poco.

Vamos dejando abajo el puente

El camino va empedrado en este primer tramo

Mientras va avanzando por la ladera de la montaña

Este yak descansa al sol

Poco a poco el empedrado va desapareciendo

Tras este primer repecho llegamos a un descansillo, ya por encima de los 3.000 metros, donde descansan los porteadores y encontramos unos lavabos, y este es el primer punto donde es posible ver el Everest, pero yo tendré que esperar, las nubes parece que no quieren dejarme disfrutar de las montañas.

Tras la fuerte subida, nada mejor que este replano donde poder descansar unos minutos

Ahora el desnivel parece que se suaviza un poco, pero sigue siendo una subida importante y que no nos da tregua en ningún momento, tan solo en un punto de control donde tenemos que entregar el permiso de Lukla y el del parque encontramos un pequeño replano donde es posible descansar unos minutos.

Tras este replano, y siempre bajo el precioso bosque que nos ha acompañado desde que dejamos atrás el puente de Hillary, empezamos a observar las primeras casas de Namche Bazaar.

Impresiona mucho ver estos bosques por encima de los 3.000 metros

Aparecen las primeras casas de Namche Bazaar

Espectacular barranco que baja muy vertical y repleto de agua

Aquí encontramos infinidad de bancales donde cultivan sus verduras

Namche Bazaar, la "capital" del valle del Khumbu, tiene dos entradas, y para variar yo cogí la que tiene más pendiente, que resulta no ser la principal pero que nos deja en la misma calle de entrada pero unos metros más adelante.

Llegamos a Namche Bazaar

Este pueblo nada tiene que ver con los que hemos visitado en el día de hoy

Ya en Namché Bazaar, a unos 3.440 metros de altura, toca buscar un lodge donde pasaré las dos próximas noches, y el elegido fue el Khumbu Lodge, un acogedor lodge de varias plantas y una acogedora sala común, con un sofá y libros sobre alpinismo que poder leer, además el personal es muy amable y siempre están intentando ayudarte en lo que haga falta.

Acogedora sala común

Después de dejar los trastos en mi habitación y comer, me fui a dar una vuelta por el pueblo y ver la increíble cantidad de tiendas con material de montaña que hay, además de bakerys, pastelerías típicas de la zona donde poder comer pastas y tomarte un té, e incluso alguna cafetería más al estilo occidental y hoteles con todos los "lujos", como calefacción en la habitación o ducha en la misma con agua caliente ilimitada, eso sí, a precios prohibitivos.

Las patatas con verduras estaban riquísimas

Tras la visita rápida a Namche Bazaar volví al lodge, donde pasé la tarde leyendo mientras hacía tiempo para la cena y la hora de ir a dormir, que el día siguiente tocaba una interesante jornada de aclimatación.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 12,03 Km
  • Altitud al inicio: 2.640 m
  • Altitud al final: 3.440 m
  • Ganancia de altura: 800 m
  • Punto más alto: 3.440 m
  • Punto más bajo: 2.640 m
  • Desnivel positivo: 1.030 m
  • Desnivel negativo: 275 m
  • Desnivel acumulado: 1.305 m
  • Cimas ascendidas: 0
  • Tiempo empleado: 4 horas 34 minutos
  • Tiempo en movimiento: 4 horas 4 minutos
  • Velocidad media: 2,95 Km/h
  • Ritmo: 20:20 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Día 2: Phakding - Namche Bazaar

Saludos!!!

8 comentarios:

  1. HOla David.

    Las fotos de esos pueblos encajonados en el angosto y exuberante valle con el espumoso y encabritado río descendiendo me han encantado.

    Que sensación más buena seguro esa de pararse justo en mitad del puente colgante y lanzar la vista hacia abajo. Debe ser especial caminar con los bosques de rododendros, oye es un árbol de hoja perenne o caduca? lo digo porque como los veo tan verdes...

    Choca mucho ver a los porteadores con paquetes de 100 kg subiendo esos desniveles. Menudas espaldas deben tener y una fuerza en las piernas fuera de lo común.

    Salud y porteadores terminators.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Ver esos preciosos pueblos encajonados en las laderas de la montaña es una pasada, es tal la belleza que a uno se le olvida de que lleva la cámara y al final acabas hacindo menos fotos de las que pensabas.

      Pues el rododendro es un arbusto, error mío, creo que he puesto en alguna parta que era un árbol, lo que se ve tan verde son coníferas en su gran mayoría, no se si pinos o abetos, soy bastante malo identificando flora... jejeje

      Pues no me atreví a pararme en mitad de los puentes, la verdad que tengo bastante aprensión a la altura, por lo que los pasaba rapidito y mirada al frente... jajaja

      Lo de los porteadores es brutal, parece mentira que sean capaces de subir por esas empinadas cuestas con semejantes cargas, es para quitarse el sombrero.

      Salud y puentes acojonadores.

      Eliminar
  2. Hola David.

    La etapa de los puentes jejeje, impresionante el de Hillary, aunque claro, llevando ese nombre no podía ser menos.
    Otra etapa encantadora, con esos preciosos senderos atravesando húmedos bosques y entrando en pequeños pueblecitos en los que no faltan todos esos elementos de oración, ya sean ruedas o sean mantras pintados en la roca, y muy bien aderezada con esos toques acuáticos en forma de cascada y esas vistas parciales hacia esas primeras montañitas (en comparación a lo que verías más adelante) que las nubes te permitieron disfrutar.
    100 kilos en la espalda...y nosotros nos quejábamos el día de la Pica de lo que nos pesaba la mochila jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Como no podía ser de otra manera, el puente más espectacular de toda la ruta lleva el nombre de Hillary, que miedito da pasarlo, aunque al final ya te acostumbras a ellos.

      Estas primeras etapas me sorprendieron mucho, ya que no me esperaba entornos tan húmedos ni caminar por bosques tan frondosos, no tienen nada que envidiar a las etapas a más altura en las que ves las enormes moles, simplemente son entornos diferentes.

      El poder ver las primeras "montañitas", muchas de ellas por encima de los 6.000 metros te cambia la cara, te avisa de lo que te espera más adelante y te dan energía para continuar subiendo.

      Lo de los porteadores es simplemente para quitarse el sombrero, es una pasada ver como avanzan con semejantes cargas y al ritmo que lo hacen... Cierto, el día de la pica no quejábamos de llevar mucho peso, pero al lado de esta gente uno que empequeñecido, a ver allí quien es el guapo que se queja que le pesa la mochila al pasar al lado de ellos.. jejeje

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, David.
    A aquí ja t'anaves acostumant als ponts! Que bé!
    Les roques amb els mantres són molt maques. Tan de bo puguessim entendre tot el que diu!
    Admiro als portegedors que porten tan pes a les seves esquenes, que segur que no es queixen! De veritat, aquesta gent tenen un cos de roure. Es mereixen el millor amb tot el que fan...
    Impressiona molt el pont de la Sir Edmund Hillary igual que la seva història!
    Pel tipo de bosc que hi ha en aquesta etapa no sembla que estiguis a 3000m. De veritat, no ens enganyes oi? Putser estàs a 1000m o algo així jajaja
    Molts petons,
    Txell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Txell,

      Els ponts, quina aventura creuar-los, al final m'agradaven i tot... jejeje
      El tema dels portejadors es una pasada, sembla mentida com son capaços de portar aquests pesos per aquells camins tant empinat i a aquesta alçada.
      Impresiona molt trobar tanta vegetació a més de 3000 metres.

      Molts petons!!!

      Eliminar
  4. Hello!!

    Después de esa primera etapa de introducción, corta pero bella. Te ha tocado esta etapa, que como dicen los compañeros, la podríamos llamar; la del puente de Hillary. Vaya pasada!! debe ser atravesarlo en el entorno en el que te encuentras y pensar en el legendario Edmund Hillary que tanto hizo por ese pueblo.
    Y viendo la foto de esos mantras a tanta altura, ya está claro! ellos inventaron los trabajos verticales, jiji.
    Y valla tela, con esos bosques que están a la altura de nuestros Pirineos. Vamos una dimensión acojonante.
    Buen plato te cenaste y que lodge más chulo.

    A seguir con las buenas crónicas.

    Mantra a tutti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi,

      Cruzar los puentes es toda una experiencia, pero seguro que como dices, hacer los n en las piedras, con la "tecnología" sherpa, eso sí que es un trabajo de riesgo.

      Lo de los bosques a tal altura es brutal, no paraba de mirar los inmensos árboles y justo después el altímetro, es que es para no creérselo.

      La verdad es que en los lodge se come muy bien, es muy difícil pasar hambre, además tienen bastante variedad.

      Un abrazo!!!

      Eliminar