lunes, 13 de enero de 2020

Trekking EBC: Día 9, Lobuche - EBC - Gorak Shep


Campo Base del Everest, situado a 5.364 metros, para muchos es el punto culminante de una aventura, para otros el inicio de una ascensión que les ha de llevar a intentar llegar al techo del mundo, pero en ambos casos en un rincón en el que se respira historia montañera.

El día amanecía radiante, como si quisiera recompensarnos por todos momentos en que las ubes no me han dejado disfrutar de las maravillas del Himalaya, por lo que con mucha energía desayuno y me dirijo a pagar el lodge, donde me llevo otra sorpresa, el dueño, al que le di la barrita, me regala un snicker como agradecimiento por la barrita del día anterior.

Empezamos a caminar remontando el valle glaciar, siempre con el Nuptse como guía, siguiendo un sendero que va ganando altura de forma muy suave y gradual.

El día amanece con un cielo casi despejado y un Nuptse que nos da los buenos días

El Pumori, el Lingtren y el Khumbutse no quieren ser menos

Enseguida llegamos al cruce que nos tendría que llevar al Pyramid, pero nosotros tiramos por la derecha y seguimos ganando metros, con un Pumori que nos saluda, algo tímido, escondiéndose entre unas finas nubes.

En el cruce del Piramyd. el Pumori es el protagonista

La luz del sol aun no nos calienta

Aquí el valle se abre mucho, pudiendo ver una panorámica de varios 7.000's que da miedo, sobretodo pensar que al lado hay moles aun más altas que superan los 8.000 metros...

Poco a poco el valle se va abriendo y las vistas van mejorando

El Nuptse es espectacular

Nos vamos acercando a la primera dificultad del día

Al rato llegamos al punto donde en el día anterior llegué realizando la aclimatación, justo el punto donde empieza la subida que nos tendrá que llevar al Lobuche Pass.

Aunque no lo parezca, esta subida, a más de 5.000 metros, se hace bastante dura

Aquí decido no parar y aprovechar un momento que no se ve bajar a gente ni mucha gente subiendo, cosa que me permitirá poder llevar mi ritmo sin molestar a nadie.

Vamos dejando el valle atrás, pero mañana volveremos por aquí

Ya en lo alto del Lobuche Pass me encuentro de bruces con el Pumori, que cada vez está más cerca y se ve más imponente, por lo que con semejantes vistas es un lugar perfecto para tomarse unos minutos de descanso para beber y darle un par de bocados el snicker.

En lo alto del Lobuche Pass la gente aprovecha para recuperar fuerzas

Espectacular Skyline

Parece que las nubes no nos quieren dejar ver las montañas del todo bien

Por lo menos la cima del Pumori es bien visible

Tras el pequeño descanso toca volver a ponerse en marcha, ahora llaneando y siguiendo siempre un marcado sendero que nos va llevando directos hacia el glaciar del Chanri Shar.

Toca volver a ponerse en marcha

Aunque con montañas así no es que cueste mucho

Nos vamos acercando al glaciar

El glaciar del Khumbu ya podemos empezar a verlo

Ahora toca ponerse serio, ya que este será el primer glaciar que voy a tener que cruzar, que aunque vaya caminando siempre por la tierra que hay encima del hielo, es un terreno muy descompuesto que va realizando sube-bajas, y que a más de 5.000 metros, te hace tener que estar con todos los sentidos y no hacer un sobreesfuerzo de más que te deje grogui durante un rato.

El terreno se va complicando poco a poco

En esta panorámica podemos observar la majestuosidad de los dos glaciares

Impresiona mucho cuando te acercas al fondo del glaciar con el zoom

El Changtse, ya en China, también es una montaña preciosa

Por fin podemos ver por primera vez el Campo Base del Everest

Mientras cruzo por el glaciar conozco a tres catalanes con los que no puedo evitar ponerme a hablar en catalán, ya que llevo varias muchos días sin hablarlo, y al final, tras conversar decidimos avanzar juntos durante el día de hoy.

Ahora toca cruzar el glaciar hasta llegar donde se ve el Kalapathar

Este terreno es un auténtico rompe piernas

Después de un buen rato por fin divisamos Gorak Shep, con el Kalapathar y el Pumori justo encima.

Por fin llegamos a Gorak Shep, con el Kalapathar justo a su izquierda, esa "colina" de 5.643 metros

Aquí buscamos un lodge donde poder dormir y tenemos la suerte de encontrar habitación en el primero que preguntamos, por lo que tras dejar los trastos y coger solo una pequeña mochila, toca ir en busca de uno de los principales objetivos de la ruta.

Primero avanzamos por el gran lago seco sobre el que se asienta Gorak Shep, siempre con el Changtse delante, muy bien acompañado por el Pumori y el Nuptse.

Impacta mucho ver una explanada tan grande a 5.000 metros

Desde cerca, impresiona mucho lo abrupta que es la cresta del Nuptse

Tras superar la explanada empezamos a subir por la morrena del glaciar del Khumbu, buscando siempre los pasos más sencillos, ya que en ocasiones encontramos un par de desvíos, pero no hay problema, ya que por uno o por el otro siempre llegamos al mismo sitio.

El terreno es muy descompuesto en la morrena

En los cortes del glaciar se puede apreciar muy bien la gran masa de hielo que hay bajo nuestros pies

Viendo el Pumori tan cerca, a uno le dan ganas de seguir hasta su cima

Una mirada atrás para ver la inmensidad del glaciar

El Campo Base cada vez está más cerca

Durante el avance, en el momento de caminar por el filo de la morrena, podemos vislumbrar una de las imágenes más bonitas, el Everest detrás de un hito y unas banderas de oración, una visión que tantas veces hemos visto en fotos o documentales, la puedo ver con mis propios ojos.

Por fin podemos ver el Everest!!! Por cierto, que miedo que dan esos seracs...

Aquí nos paramos un rato a disfrutar de las vistas

Aquí va una ristra de fotos del Everest

Esta con un poquito más de zoom

Y ahora acompañado del Nuptse

Desde aquí también se puede divisar ya el campo base, el problema es que al no haber ninguna expedición no podemos ver ninguna tienda, pero eso no le va a quitar su encanto.

Ya casi hemos llegado

Desde la morrena toca descender para ir en busca del hito que marca el inicio del Campo Base del Everest.

Por fin, tras un vuelo en una avioneta del año de María Castaña y 9 días de caminata, por fin puedo decir que he llegado hasta el Campo Base del Everest.

Campo Base del Everest

Mi intención era acercarme lo más posible hasta la cascada de hielo, pero conforme nos acercábamos no paraban de caer avalanchas, además había un enorme serac justo encima de la cascada, por lo que la prudencia pudo más que las ganas de explorar y me quedé en la zona, además, justo en los días anteriores varias expediciones, incluida la de Kilian Jornet, abandonaron el intento a cima por los peligros de avalanchas, incluso varias de ellas no se atrevieron ni a subir al Campo 1, así que había de ser prudente.

No podía faltar una foto con la camiseta del blog

Un último vistazo al campo base

Aquí estuvimos un buen rato haciendo fotos y disfrutando el rincón, que si bien no es el más bonito de trekking, es un lugar especial en el que se respira historia montañera, y todo y la altura, uno se siente eufórico y con ganas de seguir subiendo, hasta llegar al punto más alto del planeta, el Everest.

Después de disfrutar del campo base, solo quedaba desandar los pasos y regresar al lodge de Gokar Shep, donde comimos, hicimos una buena siesta y estuvimos leyendo hasta que llegó la hora de dormir, que no se alargó mucho, ya que el día siguiente tocaba madrugar mucho para subir el Kalapathar.

Estos cortaos impresionan muchísimo, te dan una muy buena perspectiva del grosor de los glaciares

Después de comer decidí no subir en el Kalapathar, cosa que fue un error, pero como siempre, a toro pasado todo es más fácil, aunque el porqué no fue buena idea no haber subido es algo que os lo dejamos para la próxima semana.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:
  • Tipo de ruta: Lineal
  • Dificultad técnica: Fácil
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 11,79 Km
  • Altitud al inicio: 4.930 m
  • Altitud al final: 5.140 m
  • Ganancia de altura: 210 m
  • Punto más alto: 5.280 m
  • Punto más bajo: 4.910 m
  • Desnivel positivo: 600 m
  • Desnivel negativo: 430 m
  • Desnivel acumulado: 1.030 m
  • Cimas ascendidas: 0
  • Tiempo empleado: 5 horas 43 minutos
  • Tiempo en movimiento: 4 horas 51 minutos
  • Velocidad media: 2,05 Km/h
  • Ritmo: 29:16 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Día 9: Lobuche - EBC - Gorak Sheep

Saludos!!!

9 comentarios:

  1. Hola himalayista.

    Vamos David, tenías el Pumori a mano, un esfuerzo más y lo habrías conquistado ;-)

    No en serio, la palabra brutal se queda corta. He pinchado casi todas las fotos para verlas en grande en la pantalla e intentar entrar en ellas y ponerme en tu piel, jejeje. No es lo mismo pero las fotos son espectaculares. Cuando veo la foto del campo base, y pienso el año ese que la avalancha de nieve llego hasta allí y arrasó el mismo muriendo bastante gente, me entra un estremecimiento.

    La visión de los glaciares impresiona, lo que pasa (a mi por lo menos) que al estar tapados de rocas y tierra lucen menos pero la verdad que son la hostia.

    Bueno pues seguimos al tanto de tus aventuras.

    Salud y campos bases!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Si es que soy un vago, mira que tenerlo al lado y no subirlo... jajaja

      Como dices, las fotos no son capaces de captar toda esa inmensidad, pero por lo menos espero que os haya podido acercar un poco a lo que sentí yo al estar allí.

      El pensar en la avalancha que asoló el campo base fue lo que me hizo desistir de adentrarme más en él, ya que no paraban de caer y el sentido común me hizo quedarme solo en la entrada del mismo.

      A mi me pasó lo mismo que a ti, no parece que estés sobre un glaciar, pero es cuando oyes el crujir del mismo cuando te das cuenta de que no es tierra firme por donde caminas.

      Salud y glaciares espectaculares!!!

      Eliminar
  2. Hola David.

    Y por fin el Everest Base Camp!!, el objetivo de esta aventura ante tus ojos, el lugar donde se han empezado a escribir grandes, y también trágicas, historias del alpinismo, justo debajo de tus botas, el lugar en el que han estado leyendas del himalayismo como Hillary, Tenzing Norgay, Messner, Oiarzabal o el propio Jornet... supongo que debió de ser un momento electrizante y en el que supongo que no pudiste reprimir las emociones. El Everest mola mucho, pero menudo séquito de 7000's que tiene alrededor. Por otra parte, no hubiese estado mal ver aquello con el colorido de las tiendas de diversas expediciones, pero mirándolo bien, mejor así, sin tiendas, se ve más puro ¿no?. Y coincido contigo, el campo base no es el punto más bonito del trekking, pero este tipo de aventuras lo que verdaderamente cuenta es el camino recorrido para llegar al objetivo, y las vivencias acumuladas en él, y este camino tuyo ha sido fabuloso, y las experiencias vividas en él seguro que desbordaron tu mochila.

    A expensas quedamos de ver que sorpresas te deparaba el resto de la aventura, aunque los que tuvimos la suerte de ser "spoilerados" jeje, casi a diario, algo sabemos jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      El estar en un lugar tan especial te hace sentir cosas indescriptibles, estaba allí con más gente y es como si estuviera solo, era tal mi alegría que no me importaba nada si había alguien al lado o no, yo simplemente disfrutaba del momento y del lugar.

      Poder estar en un sitio que han pisado tantas leyendas del alpinismo es algo que no se puede explicar con palabras.

      Como dices, el campo base, más que por el Everest, que no se ve desde allí mismo, es impresionante por la ristra de 7.000's que te rodean en todo momento.

      Me habría gustado encontrarme las tiendas de algún expedición, pero como dices, el no haber ninguna le da un toque más de lugar recóndito donde es complicado llegar y un punto de pureza que no tendría con aquello repleto de gente.

      Ahora a seguir con las próximas jornadas, que ahora vienen varios días muy duros, tan duros como espectaculares.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola David,
    Quina sort poder-te aixecar amb un dia tan asolellat i fer la ruta tranquilament. El Pumori impresiona molt i era normal que el vulguessis pujar. A simple vista sembla que estigui molt a prop però tots sabem com enganya la muntanya!
    Quina sort trobar-te amb catalans compartint la teva afició! Si és que els catalans estem per a tot el món!
    Travessar el glaciar debia ser espectacular, sobretot amb el soroll que feia! Em va impresionar moltissim quan em vas ensenyar els videos a on s'escoltava. La veritat és que ha de ser una experiència única.
    I per fi, arribes al camp base!! Vas fer genial de no acostar-te a la cascada de gel i de ser prudent! Lo primer ets tu i fer les aventures amb molt de seny :)
    Si vas decidir en aquell dia no pujar a Kalapathar va ser d'algo que no t'has d'arrepentir. En aquell moment vas veure que era el que havies de fer, per tant, està perfecte! Orgullosa estic jo de tu.
    Petons,
    Txell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Txell,

      Si es que els catalans estem a tot arreu... jajaja

      El moment d'arribar al camp base va ser molt emocionant, les emocions que tens en aquell moment no es poden explicar amb paraules.

      El moment de travesar la glaçera impresiona moltisim, sobretot els sorolls que fa, i encara més soroll feien els allaus, que no paraben de caure, per això millor no apropar-se a la cascada de gel.

      El Kalapathar potser l'hauria d'haber pujat els dos dies, pero ara ja està fet, així tenim l'excusa per tornar-hi mes endevant... jejeje

      Molts petons!!!

      Eliminar
  4. Enhorabuena David!

    Se hizo esperar, pero por fin llego el día de visitar el Campo Base del Everest, que aunque solo fue un rato, seguro que será un recuerdo que perdurará el resto de tu vida.

    Las vistas desde el Lobuche Pass, son brutales, sino llega a ser que tenías que ir al Campo Base, son como para quedarse allí durante horas. El paso por los glaciales tuvo que ser también una pasada, aunque a mi al comienzo me ha dejado un poco parado, al no ver ese blanco azulado del hielo, que es lo que uno se imagino cuando lee la palabra glaciar.

    Ahora, toca regresar, seguro que será igual o más bonito que lo recorrido hasta ahora. Por cierto, a 5.000 metros, sobre que temperaturas te moviste?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,

      El momento de estar en ese lugar donde tantos alpinistas de élite han estado, no se puede explicar con palabras...

      El Lobuche Pass es un rincón que emana mucha paz, además de unas vistas brutales, pero como dices, hay que seguir para llegar a destino.

      Impresiona mucho ver los glaciares, más cuando están completamente cubiertos de rocas de derrubios y al transitar por ellos no parece que camines sobre metros de hielo, tan solo cuando aparece una grita profunda y relativamente nueva puedes ver el precioso color blanco azulado de su hielo.

      Pues la verdad que no hacía mucho frío, me movía sobre los 5-7 grados, lo que como a esas alturas el sol pega tan fuerte y el ambiente es tan seco, un no tiene sensación de frío a no ser que sople el viento.

      Salud y montaña.

      Eliminar
  5. ¡Hola, David! ¡Impresionante! y no en dos palabras como dijo el famosillo sino en una y en mayúscula. Precioso toda la zona. Esos picos de más de siete mil metros asustan y a la vez atraen. y la vista del Everest, inenarrable, ¿no?. Muy emblemática la foto subido en la roca con la pintada del Campo Base y el Everest de fondo. Ya nadie te lo cuenta. ¡Enhorabuena, David!

    ResponderEliminar