lunes, 5 de abril de 2021

Creu de Santos


A caballo entre las comarcas del Baix Ebre y la Ribera d'Ebre encontramos un precioso macizo calizo que comprende la Serra de Cardó y la Serra del Boix, en la que encontramos un impresionante mirador hacia el valle del Ebro y parte del Delta, la Creu de Santos o Xàquera, que con sus 942 metros es el punto más alto de la Ribera d'Ebre.

Huyendo de las aglomeraciones vistas por televisión de las zonas de los parques naturales del Montseny, Montserrat y Sant Llorenç, donde hordas de pixapins se han tirando al monte, dejándolo en muchas ocasiones lleno de basura y sin ningún tipo de respeto por la naturaleza, decido irme hacia Tarragona, sabiendo que allí no encontraré el gentío de la zona de Barcelona.

La zona escogida fue la de las Serres de Cardó - El Boix, que tras buscar un poco descubrí que había varias ermitas, un bonito entorno, y un precioso mirador, además de que así podría tachar un techo comarcal más.

Bien temprano salía hacia el antiguo Balneari de Cardó, un precioso enclave al que se llega por una delicia de carretera en la que merece la pena ir parándose en los miradores que van apareciendo en ella.

Merece la pena pararse en los miradores

El Balneari de Cardó estaba en un enclave precioso

Ya en el balneario aparco completamente solo, me preparo y me dirijo en busca de una pista, que ya desde buen principio me muestra un espectacular entorno calizo, donde van apareciendo ermitas en lo alto de las escarpadas paredes.

Dejamos el coche en el mismo balneario

Y empezamos a remontar por esta cómoda pista

Las primeras luces del día empiezan a iluminar la caliza

Empezamos a ver ermitas, en este caso la de Sant Josep

Y la de Sant Simeó Estilita

Al llegar a una curva encontramos un cruce por el que sale un sendero que cogeremos y que nos llevará a adentrarnos en un frondoso bosque.

Aquí hay que andarse con cuidado y no equivocarse de sendero

Me encanta caminar por sitios así

Enseguida encontraremos un desvío a la izquierda, que tras una corta subida nos dejará en la Ermita de Sant Simeó Estilita o de la Columna, encaramada en una estética aguja desde la que disfrutaremos de una vistas de vértigo y que encontramos en proceso de restauración.

Ya llegamos a la primera ermita del día

Ermita de Sant Simeó Estilita o de la Columna

En el interior vemos los trabajos de restauración

Las vistas desde un pequeño balcón que tiene son brutales

Restos del campanario

Impresiona el lugar donde está construida

Tras la visita volvemos a enlazar con el sendero que empezamos a remontar, pero de golpe me viene un flash que me dice que mire el mapa, así que lo observo y veo que muy cerca tengo otra ermita y que unos metros más atrás sale un sendero que me llevaría hasta ella, pero la ruta que llevo pensada no pasa por ella y no se como estará de transitable, pero son mayores las ganas de visitarla y de aventura, así que ignoro mi idea inicial y me voy directo a buscar el sendero.

Se nota que por aquí no pasa mucha gente

No pude haber elegido mejor opción, ya que el sendero que nos hace ascender en busca de la ermita es una auténtica delicia, con tramos empedrados que mediante estéticas lazadas nos hacen ganar altura hasta enlazar con un nuevo sendero, ya casi en la loma del cerro donde se sitúa la ermita.

Encontramos zonas donde aun afloran los trabajos en piedra del sendero

Este sendero nos deja en la Ermita de Sant Onofre, que por desgracia solo conserva tres de sus paredes exteriores, pero que nos ofrece de nuevo unas espectaculares vistas de los barrancos y agujas calizas que conforman este bonito rincón.

Ermita de Sant Onofre

Balneari de Cardó

Desde aquí aun impresiona más el lugar donde construyeron Sant Simeó

Ahora toca desandar un poco nuestros pasos, siguiendo el sendero que nos lleva primero por una loma, para más adelante meternos por un precioso bosque por el que es una delicia caminar.

Ahora toca avanzar un poco con la loma

Pero enseguida nos internamos en el bosque

Donde encontramos algún que otro ejemplar de tejo

Uno nunca se cansa de caminar por aquí

El sendero nos va llevando en dirección a una oquedad en la roca, la Cova dels Porcs, donde encontramos los restos de un antiguo corral, y lugar al que habríamos ido a parar si hubiéramos seguido la ruta pensada en un principio.

Cova dels Porcs

En la que aun quedan restos de los antiguos muros

Seguimos el precioso camino que va ganando altura de forma muy gradual, pero es tal la belleza que hace que nos pase por alto el esfuerzo, y sin apenas darnos cuenta llegamos a la Font dels Teixets.

Conforme ganamos altura van aflorando más rocas

Font dels Teixets

Que podemos observar que está seca

Continuamos siguiendo las marcas, que poco a poco nos van llevando por un sendero cada vez más agreste hasta llegar a un punto algo delicado donde tendremos que apoyar las manos, pero que con cuidado no presenta ningún tipo de peligro ni dificultad.

Al ganar altura van apareciendo algunos ejemplares de pino

Pero enseguida vuelven a ganar protagonismo las encinas

El sendero va realizando largas lazadas

Al poco rato llegamos hasta el Portell de Xàquera, desde el que tenemos unas visas privilegiadas del Caro.

Vistas hacia Els Ports

Donde destaca El Caro

A partir de aquí desaparecen los árboles y pasa a ser completamente arbustiva, todo debido a los fuertes vientos que imperan en el valle del Ebro, y desde aquí ya solo nos queda un pequeño apretón para llegar a la cima de la Creu de Santos.

Durante la subida merece la pena detenerse de vez en cuando y disfrutar de los pequeños detalles

La cima está dividida en dos sub-cimas, siendo la Este la más alta de ellas, en la que encontramos una gran cruz, y siendo la Oeste en la que se sitúa el vértice geodésico, un belén y la placa de la Agrupació Excursionista Catalunya que nos marca el punto más alto de La Ribera d'Ebre.

Creu de Santos o Xàquera

En la otra "cima" encontramos el vértice y la placa de techo comarcal

Ya sea desde un punto o desde el otro, las vistas son impresionantes, siendo el gran protagonista el Ebro, ya sea por el precioso valle que ha labrado tras milenios, como por el espectacular Delta.

Primero un vistazo hacia el Sur

Y ahora hacia el Norte

Que gozada poder disfrutar del Delta de l'Ebre

Un apaciguado Ebro nos regala estos bonitos meandros

Unos cuantos metros más abajo descubrimos el Balneari de Cardó

Después de un rato disfrutando de la cima toca desandar nuestros pasos hasta poco después del Portell de Xàquera, donde cogeremos un senderillo que nos dejará en el sendero principal, que enseguida nos llevará hasta la Font de l'Oliver, que hoy encontramos seca.

Seguimos sin encontrarnos a nadie

Font de l'Oliver

Continuamos siguiendo el sendero que cada vez que se nos abre nos ofrece unas bonitas vistas hacia el Balneari de Cardó y los espectaculares paredones calizos de las montañas de alrededor.

A tramos encontramos vegetación muy frondosa

A tramos se abre un poco

Y en ocasiones se abren pequeños huecos que nos regalan estas vistas

Poco a poco el sol se va elevando y mostrándonos más detalles del balneario

El sendero continúa hasta llevarnos a una pista, por la que avanzaremos a partir de ahora y en la que nos sorprende varios ejemplares de arce real, pero no debemos despistarnos, ya que en un desvío a la izquierda un poco escondido, encontramos una senderillo que nos deja en las ruinas de la Ermita de Sant Joan, completamente camuflada por el bosque que crece tanto dentro como a su alrededor.

A partir de ahora tocará transitar por pista

Pero cuidado, ¿qué es ese cambio cromático? Son varios arces

Los cambios cromáticos de la hoja de arce en otoño son impresionantes

Restos de la Ermita de Sant Joan

Que aun conserva su entrada principal

Recuperamos de nuevo la pista y vamos descendiendo hasta llegar al Mirador de Cardó, un espectacular emplazamiento desde donde poder disfrutar del enclave donde construyeron este abandonado balneario, así como esta gran cantidad de ermitas.

Incluso transitar por estas pistas es una gozada

Las vistas desde el Mirador de Cardó son brutales

La cercanía al Balneari de Cardó bien se merece un zoom

Ahora ya solo nos queda seguir la pista hasta llegar de nuevo al coche, pero antes de ello decido seguir un senderillo, ya que según los mapas justo encima del aparcamiento está la Ermita de Santa Teresa, por desgracia lo único que encuentro es una edificación construida donde debería estar la ermita, por lo que recupero la pista, llego hasta el coche y doy por finalizada la ruta.

Aquí debería estar la Ermita de Santa Teresa

Realmente fue todo un acierto alejarme de las aglomeraciones, ya que he podido descubrir un bonito rincón, además he podido constatar que esta zona tiene varios senderos que te permite trazar una circular para ver todas las ermitas que hay, así que vale la pena volver de nuevo y dedicarle a este rincón un día completo de senderismo.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:

  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Media
  • Dificultad física: Fácil
  • Distancia: 8,12 Km
  • Punto más alto: 942 m
  • Punto más bajo: 501 m
  • Desnivel positivo: 480 m
  • Desnivel negativo: 480 m
  • Desnivel acumulado: 960 m
  • Cimas ascendidas: 1
  • Tiempo empleado: 2 horas 29 minutos
  • Tiempo en movimiento: 1 hora 56 minutos
  • Velocidad media: 3,24 Km/h
  • Ritmo: 18:31 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Creu de Santos o Xàquera

Saludos!!!

6 comentarios:

  1. Hola David.

    Qué bonita ruta esta. Me encantan estos recorridos en los que vas haciendo la subida por el bosque, y cuando ya casi estás arriba desaparece el arbolado y obtienes una gran recompensa visual, en este caso hacia el Mediterráneo, el Delta y els Ports con el Caro a la cabeza. Me resultan muy atractivas esas montañas del sur-centro de Tarragona, que pensandolo bien me quedan a a misma distancia que cuando bajo a Alicante. A ver si cuando quiten todos estos cierres perimetrales me animo a descubrirlas.
    El toque de poder visitar esas ermitas tan montañeras también le otorga un plus a la ruta, me ha impresionado donde construyeron la de Sant Simeó. Mejor integrada en la montaña imposible. Brutal.

    Y lo de los domingueros es de traca, en Catalunya los llamáis "pixapins", yo aquí les podría llamar "cagapantanos". El otro día fui a hacer una bonita ruta alrededor del Embassament del Sitjar, y entre los que estaban y habían estado allí de domingueo, más la fiebre de alquilar furgos y caravanas que ha habido esta Semana Santa (las había a decenas a orillas del pantano), aquello estaba que daba asco de papeles y truños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      La zona es impresionante, y tal como dices, el plus de poder visitar tal cantidad de ermitas es un plus, lástima que me dejé unas cuantas en el tintero.

      Has comentado que te pilla más o menos como Alicante, así que ya sabes, nos pilla mitad de camino, no estaría mal una escapada por la zona para cuando nos dejen salir.

      El tema del poco respeto de la gente por el entorno y la naturaleza es vergonzoso, después nos quejamos que no nos dejen pernoctar en nuestras furgos en estos rincones, pero viendo lo que hace la gente es normal que al final los ayuntamientos se harten.

      A ver si pasa todo esto, se pasa el boom de salir al monte y volvemos podemos volver a disfrutar de todos estos rincones sin la masificación de estos últimos vientos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola David.

    Coño!! no sabía que habías vuelto!!

    Además, con una ruta de las tuyas que tanto se echaban de menos. Esas frondosidades de las sierras pre litorales son acojonantes, pero lo de las ermitas me ha dejado boquiabierto.

    Tanto el balneario como las otras, llevándose la palma de Sant Simeó. Joer….me recuerdan salvando un poquito las distancias a los monasterios de Meteora (Grecia). Si no los conocer, échales un vistazo en internet.

    Y ese final con un buen alto, con vistas al Caro y al Delta, ya un broche cojonudo!!

    Salud y a una chapa del cielo come back!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Pues sí, parece que por fin tengo algo de tiempo para dedicarle al blog, que ya tenía ganas de retomar la actividad bloguera... jejeje

      Toda esta zona de Tarragona es una pasada, y lo bueno que al estar "lejos" de Barcelona es más "salvaje" y poco transitada, además descubrir este rincón con tatas ermitas fue un plus, así que tocará volver para ver si hay más ermitas como la de Sant Simeó, que me dejó parado cuando la vi al empezar la ruta.

      Las vistas desde la cima me gustaron mucho, siempre es una gozada poder ver el Delta, todo y que es bastante esquivo, ya que en mi visita al Caro, la niebla no me dejó, por suerte en esta ocasión se dejó ver.

      Salud y esperemos seguir con el ritmo bloguero!!!

      Eliminar
  3. Hola David.

    Que recorrido más bonito, un placer caminar por esos bosques, aunque en esta ocasión me ha llamado mucho la atención, la ubicación de la ermita de Sant Simeó Estilita, parece más la ubicación de una fortaleza militar, que la de una ermita, espectacular!.

    Siempre que veo Els Ports, me acuerdo que tengo una visita pendiente por la zona.

    Salud y montaña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,

      Al estar esta zona alejada de Barcelona, y a la que tienes que ir expresamente, hace que los senderos sean una pasada, se nota que están poco transitados, pero aun y así, bien cuidados.

      Creo que todos nos hemos quedado impresionados por donde construyeron la ermita, un 10 para los que eligieron el lugar.

      Els Ports es uno de esos tesoros de Tarragona a los que merece la pena hacerle varias visitas.

      Salud y montaña.

      Eliminar