lunes, 9 de mayo de 2022

Bellmunt y Castell de Torelló


Muy cerca de la Plana de Vic encontramos la Serra de Bellmunt, una bonita sierra que se eleva de golpe sobre el valle y nos regala unas impresionantes vistas, tanto hacia el valle como hacia el cercano Pirineo.

Tras varias semanas sin salir al monte tenía muchas ganas de realizar una ruta por alguna zona que no hubiera visitado, así que nada mejor que coger el mapa de los 100 Cims y buscar algún rincón no muy lejos de casa, y si puede ser algo poco visitado, mejor aún, y así encontré el Bellmunt, muy cercano al masificado Puigsacalm, cosa que me aseguraba encontrar poca gente.

Bien temprano nos acercamos a la población de Sant Vicenç de Torelló, donde aparcamos a las afueras del pueblo para dar comienzo a la ruta.

Las primeras luces del día nos marcan el inicio de la ruta

Siguiendo las marcas del PR-C 45 empezamos a callejear para luego dar con un senderillo que va bordeando campos de cultivo, rodeando pequeñas elevaciones y cruzando algún que otro arroyo seco hasta llegar a Sant Pere de Torelló.

La Serra del Bellmunt aparece escondida tras las nubes

Avanzamos en total soledad

Se mezcla el verde de la hierva con el gris de la roca desnuda

Avanzamos en dirección a un pequeño torrente

Pero antes, un hueco en la niebla nos permite disfrutar de la cima del Bellmunt

Continuamos siguiendo las marcas del PR

Aquí de nuevo callejearemos e iremos en busca del GR-151, el cual ahora ,en fuerte subida, nos lleva en dirección norte hacia las afueras del pueblo.

Sant Pere

Ya habiendo dejado el pueblo atrás, empezamos a ganar altura muy suavemente por un cordal que separa dos zonas de cultivo, por un terreno muy erosionado y moteado de vegetación que va apareciendo y desapareciendo hasta llegar a la Carena de l'Hostal, donde ya empezaremos a cruzar los primeros bosques de encinas.

Ahora la roca y la tierra son las protagonistas

Pero enseguida la vegetación empieza a comerle terreno

Aunque losas como esta se niegan a desaparecer

Esta mezcla, nos deja bonitos paisajes

Pero finalmente la vegetación gana la partida

Que gozada caminar por senderos así

Es al llegar al Coll de l'Hostal del Mal Govern, lugar donde seguramente se hospeden todos los políticos, cuando el sendero se pone interesante, y entiéndase interesante no solo por lo bonito del mismo, si no también por la verticalidad que gana el mismo de golpe.

Coll de l'Hostal del Mal Govern

En el collado encontramos esta cavidad que no hemos sido capaces de descubrir lo que era

Aquí el sendero nos da una pequeña tregua

Observamos que el ascenso ha sido mucho más rápido de lo que pensábamos

Al llegar a la carreterilla que sube hasta casi la misma cima del Bellmunt, nos tocará ahora seguirla durante unos metros donde encontraremos un bonito mirador en el peirón de la Verge de Montserrat, lástima que las nubes bajar que encontraríamos durante la ruta no nos dejaran disfrutar de ellas.

Toca avanzar unos metros por la carreterita

Si no fuera por la nubes, habría unas vistas impresionantes

Ya tenemos más cerca la cima

Enseguida dejaremos la carretera para ir siguiendo el GR que nos va atajando todas las lazadas que realiza la carretera y que nos permite llegar al aparcamiento de Bellmunt de una forma muy directa y dura, eso sí, caminando bajo un precioso bosque que nos hace muy llevadero el ascenso.

Àrea recreativa de la Font Vidranesa

Este sendero es precioso

Hoy tocaba hacer de figurante

Ahora si que ya casi estamos arriba

Desde aquí ya solo nos queda avanzar por el camino que va rodeando el Santuari de la Mare de Déu de Bellmunt y que nos va regalando impresionantes vistas de las montañas que se pierden en dirección a Olot, las Serres de Milany - Santa Magdalena - Bellmunt i Puigsacalm.

Este camino labrado en la roca nos acerca al santuario

Las vistas hacia la zona del Puigsacalm impresionan

Tras rodear el santuario, un senderillo muy vertical nos lleva hasta el vértice geodésico que nos marca el punto más alto del Bellmunt, donde seguramente haya buenas vistas, pero las nubes no nos permitieron disfrutar de ellas, por lo que decidí comerme el bocadillo en la explanada del santuario.

Parece que no hay nubes, podremos disfrutar de las vistas

O puede que no...

Parece que estuvieran esperando a que llegáramos

Vistas hacia la zona de Vidrà

Santuari de la Mare de Déu de Bellmunt

Después de llenar el buche tocaba volver a ponerse en marcha por la que, para mí, fue el tramo más bonito de toda la ruta, el de recorrer el cordal de la Serra de Bellmunt, dejando de lado el PR-C 45 que habíamos vuelto a enlazar en el aparcamiento y que recorría la ladera Norte varios metros más abajo, y ciertamente la elección fue más que acertada, ya que además de recorrer un sendero precioso, con bonitas vistas y algún que otro punto donde deberemos apoyar las manos, la vegetación que nos acompañaría durante el trayecto hizo que este tramo se hiciera muy corto.

El Pirineo se muestra tímido

Empezamos a recorrer el sendero del cordal

Que en muchas partes transita por su húmeda e inclinada cara Norte

Al volver a la zona de la cuerda el sol nos calienta

Pero nosotros preferimos quedarnos con estas bonitas laderas

Sin olvidarnos el valle de la cara Sur, de donde venimos

Unos escasos pero precisos puntos rojos nos irán marcando el camino

Uno podría estarse horas caminando por entornos así

Pero enseguida llegamos a una zona donde nos tocará ir con cuidado, ya que en poco trozo bajaremos hasta ese collado

Por fin el Pirineo se nos muestra

Incluso un nevado Pedraforca quiere su minuto de gloria

Espectacular cañón que ha formado el Torrent de la Font Viva

El sendero nos va llevando directos al Coll de les Gargantes, donde enlazaremos con el PR, por el que iremos descendiendo sobre un manto de hojas secas que nos harán avanzar por un bonito bosque hasta dar con una pista, donde la vegetación cambiará por completo.

Que tranquilidad que se respira en este bosque

Al acercarnos a un torrente, la vegetación cambia de golpe

Indicador que llegamos a una pista que no seguiremos muchos metros

Ahora el sendero nos lleva por un sube-baja que va rodeando y recorriendo formaciones rocosas donde merece la pena pararse de vez en cuando y mirar atrás y contemplar el bonito cordal que habíamos estado andando un rato antes.

De golpe se nos muestra el Castell de Torelló

El sendero va cruzando pequeñas formaciones rocosas

Pero nosotros nos deleitamos con el cordal de la Serra de Bellmunt

El castillo se nos va mostrando

Roca dels Tres Batlles

Tras pasar la roca dels Tres Batlles, el PR nos obliga a cruzar una valla de ganado que nos lleva directos a un sendero muy emboscado que se pierde de golpe, por lo que tras un rato buscando marcas o alguna trocha que nos pueda hacer avanzar hasta una pista que hay metros más abajo y por donde tendremos que transitar, decido volver atrás, justo en la valla, y mirar el mapa, ya que unos hitos marcaban un camino que recorría la Carena del Castell y así era, por lo que decidí abandonar el PR y seguir este sendero, que además, me llevaba hacia el Castell dels Torelló.

El camino que nos va llevando hasta el castillo, justo antes de llegar a este se pierde un poco, pero con algo de intuición enseguida se encuentra y lo va rodeando, pero yo no quiero rodearlo, ya que estoy allí quiero subir hasta él, por lo que buscando encuentro las marcas que nos llevan hasta unas grapas que nos ayudan a ganar la cima de la explanada donde se encuentran los restos de la torre.

El sendero nos lleva de forma muy directa al promontorio donde se encuentra el castillo

En la torre del Castell dels Torelló encontramos esta enorme estrella

Pero nosotros nos quedamos con la vista contraria, que nos muestra todo el valle

Ahora tocará de nuevo mirar el mapa y encontrar el senderillo que nos ha de bajar hasta la plana, cosa que hacemos muy rápido ya que este está muy bien marcado por hitos, y tras un rápido descenso enseguida llegamos a una zona más llana que enseguida nos enlaza con la pista por la que transita el PR, y de aquí ya solo nos queda avanzar unos mitos para llegar de nuevo al coche y dar por finalizada una gran jornada de montaña.

Enseguida damos con el camino de bajada

Que tras un rápido descenso nos muestra por última vez el castillo

La aparición de nuevo de la roca nos marca el próximo final de la ruta

La verdad es que esta ruta me ha sorprendido mucho, sobretodo el cordal de la Serra de Bellmunt, así como la improvisada visita al Castell dels Torelló, por lo que vuelvo de regreso a casa con un gran sabor de boca.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:

  • Tipo de ruta: Circular
  • Dificultad técnica: Media
  • Dificultad física: Media
  • Distancia: 17,82 Km
  • Punto más alto: 1.247 m
  • Punto más bajo: 539 m
  • Desnivel positivo: 1.100 m
  • Desnivel negativo: 1.100 m
  • Desnivel acumulado: 2.200 m
  • Cimas ascendidas: 1
  • Tiempo empleado: 4 hora 58 minutos
  • Tiempo en movimiento: 4 horas 31 minutos
  • Velocidad media: 3,56 Km/h
  • Ritmo: 16:51 min/Km

Os adjunto el track de Wikiloc de la ruta: Bellmunt

Saludos!!!

4 comentarios:

  1. Hola David.

    He empezado a leerla, y pensaba que iba a hacer más un ruta corta tipo paseo de unos pocos km, pero según veia las fotos estaba pensando que este se ha metido una buena jornada, y ahí están los más de 1000 m de desnivel y unos 18 km, jejeje.

    Todas estas cimas con sus iglesias y santuarios, pese a estar más o menos masificados son muy bonitas, y las sendas que suben a ellas preciosoas con esa frondosidad a la que nos tienes acostumbrados.

    Y estoy contigo, es tránsito por el cordal de la Serra de Bellmunt es una pasada con ese bosque - no sé si son hayas o robles- tan norteño. Y luego las tremendas vistas que no enseñas, pese a la niebla.

    ¡¡Salud, Santuaris y Castells!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni,

      Como dices, estas cimas con santuarios en ellas acostumbran a estar masificadas, pero por suerte, entre que fui un lunes y que cogí el sendero más vertical para llegar a ella, hizo que no me encontrara a nadie durante la subida, y solo un par de personas en toda la ruta.

      El cordal fue espectacular, no quería que se acabara nunca, y sí, has acertado, eran hayas y robles todos remezclados, con alguna encina y alcornoque, todo un deleite visual.

      Salud y cordales infinitos!!!

      Eliminar
  2. Hola David.

    Inmejorable manera de retomar las rutas tras ese pequeño parón que comentas.

    Torelló lo conocía de oídas, ya que un amigo me comentó una vez que allí se celebra cada un importante festival de cine de montaña, así que me imaginaba que tendría buenas sierras cerca, esta entrada tuya me lo confirma ;-)

    Es un fastidio cuando estás subiendo a una cima y las nubes lo hacen al mismo tiempo que tú, y cuando llegas arriba no tienes vistas, pero también hace que podamos conseguir bonitos juegos fotográficos.

    Al igual que a Toni, me ha encantado ese tramo de cordal, en el que caminaste por ese bosque desnudo de hoja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani,

      Pues sí, tras una parón tan largo, no estuvo mal esta larga ruta para poner a tono las piernas.

      Desconocía lo del festival de cine de montaña de Torelló, me lo apunto para ver cuando lo hacen, que a fin de cuentas, lo tengo a una hora escasa de casa.

      Ese día parece que las nubes me la tenían jugada... jajaja, pero no pasa nada, tal y como dices, le dan a las fotos un toque muy especial y bonito.

      Parece que todos coincidimos con que el cordal fue lo mejor de la ruta, y te puedo asegurar que recorrerlo fue toda una grata sorpresa.

      Un abrazo.

      Eliminar